•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La producción láctea en Nicaragua ha incrementado alrededor de cinco litros por cada vaca, tomando en cuenta que la raza del toro es fundamental para lograr este alcance, según han expresado algunos ganaderos que participan en la feria Expica. De acuerdo con la experiencia del ganadero esteliano Javier Valdivia, para que una vaca pueda ser calificada como lechera, se debe tomar en cuenta la alimentación de la misma, su sanidad y el manejo en su cuido. La vaca lechera demanda mucha proteína y energía, es decir que estas especies deben alimentarse con melaza y un pasto que haya sido cortado a su debido tiempo (pasto tierno).

  • El contenido del semen del toro extranjero, ha sido analizado y declarado como altamente lechero.

El pasto de las vacas puede ser acompañado con suplementos, a los cuales hay que agregarles concentrados lecheros o algún tipo de mineral, expresa por su parte la veterinaria Karla Patricia Méndez. Aparte de la alimentación, la experta explica que otro factor que influye en las vacas lecheras es la inseminación artificial y se maneja que el semen del toro se importa de los Estados Unidos y de Europa, lo cual ha dado paso a que la leche que generan las vacas nicaragüenses sea de excelente calidad.

Calidad

El contenido del semen del toro extranjero ha sido analizado y declarado como altamente lechero, por lo tanto, da origen genéticamente a hijos e hijas con el mismo potencial lechero. Como resultado, el mejoramiento de cruces entre toros lecheros y vacas ha originado que las mismas pasen de producir seis litros de leche a diez e incluso doce litros, lo cual ha derivado en un incremento positivo en la producción de leche en el país. 

Los diversos ganaderos que participan en Expica, sostienen que este aumento en la producción lechera despierta el interés de compañías extranjeras que afirman que la leche nicaragüense es un buen producto y que la misma es abundante gracias a que las ganaderías se han preocupado por su demanda y mejoramiento de calidad. Por consiguiente, se cuenta con un buen mercado de proyección que siempre está demandando la necesidad de leche.

De esta manera, el ganadero ahora sabe que invirtiendo en un buen semen, el hijo, sobre todo al parir la ternera, tendrá un incremento de cuatro litros a ocho litros de leche y así sucesivamente, conforme se le vaya inseminando a la vaca un buen semen. No obstante, la veterinaria señala que es importante conocer que una vaca pare entre los tres años y medio y cuatro años y que la vida productiva de esta especie dura entre ocho y nueve partos, sumado a ello, ocho años más en los que la vaca constituye su vida productiva.

La raza

El productor de ganado, Valdivia, dice que en Nicaragua hay productores que se han dado a la tarea de mejorar la genética mediante la llamada “monta natural”, es decir, a través de la relación sexual natural entre el toro y la vaca, siendo las razas de toros calificadas para este objetivo, las siguientes: pardo suizo, holstein, jersy, gyr lechero y guen sey, razas que son procedentes de Europa y que son aptas para mejorar los cruces entre razas de carnes y razas de leche, de forma que los ganaderos obtengan un animal con la incorporación de ambas cualidades: la carne en el toro al momento de descartarlos y la producción de grandes volúmenes de leche en las vacas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus