•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los caballos son animales que se alimentan fundamentalmente mediante el pastoreo y tienen un sistema digestivo delicado, el estómago solo es capaz de procesar pequeñas cantidades de comida debido al tamaño tan pequeño que tienen. Cuando alimentamos a los caballos con cantidades de comida relativamente grandes, debemos tener mucho cuidado con lo que le damos y cómo lo hacemos. La cantidad de alimentos que un caballo necesita varía de acuerdo a la actividad, la edad, la raza, el clima, la calidad de los alimentos, la calidad de la vivienda y la condición de los dientes, según destaca una información compartida en el sitio Caballopedia.

Alimentos

De acuerdo con la veterinaria Karla Patricia Méndez, la alimentación de los caballos se divide en tres categorías: pastos, heno y concentrados. Según la experta, la comida más natural para los caballos es el pasto de buena calidad. Ellos son animales herbívoros muy selectivos y necesitan una gran superficie para satisfacer sus necesidades nutricionales, como bien lo puede ser en un campo. Una forma de optimizar la cantidad de pasto disponible es dividir el área en secciones e ir pasando a los caballos por cada una de ellas, de esta manera tendrá oportunidad de que la hierba vuelva a crecer en cada zona y de limpiar el estiércol.

Ahora bien, el heno es el alimento básico de los caballos domésticos, pero antes de comprarlo, debe ser inspeccionado cuidadosamente. Siempre asegurate de que las pacas estén verdes y libres de polvo y moho, además introducí una mano hacia el centro de una paca y comprobá que no esté caliente. Alimentar a un caballo con heno mohoso puede provocar cólicos y el heno polvoriento puede causarle problemas respiratorios. Una buena idea para evitar el polvo es apartando los copos y agitarlos bien antes de suministrarlos.

No obstante, el heno por sí solo no puede proporcionar una nutrición suficiente para aquellos caballos que hacen trabajos forzados, para las yeguas preñadas o que están amamantando, ni para los potros en crecimiento. En estos casos se necesitan concentrados para complementar el heno y aunque este debe constituir la mayor parte de la dieta, lo cierto es que una alimentación con granos en exceso puede causar problemas.

Los concentrados son los cereales, alimentos dulces y alimentos manufacturados. Esta comida se puede comprar en bolsas formuladas para cada etapa de la vida de un caballo ya sea para potros en desarrollo o para equinos adultos. Otra opción es que la pulpa de la remolacha es un alimento que brinda volumen adicional. Las bolitas de remolacha deben ser empapadas antes de la alimentación, si para ello se utiliza agua caliente, las bolitas se expandirán en una hora aproximadamente, pero con agua fría se pueden dejar toda la noche en remojo. Solo debe prepararse la cantidad necesaria para alimentar al caballo durante un día.

¿Qué más necesita?

Los caballos también necesitan grandes cantidades de agua potable, así como una cantidad adecuada de sal y minerales. El agua dulce es una parte vital en la dieta de cualquier caballo.

Los caballos beben de cinco a 10 galones por día así que, en todo momento, deben tener agua limpia a su disposición, excepto cuando el caballo está muy caliente después del trabajo. En estos casos se le debe permitir tomar pequeñas cantidades poco a poco, en vez de darle libre acceso al agua.

Por último, la regla básica para alimentar a los caballos es alimentar poco a poco y con frecuencia, mientras más se dividan las comidas al día, será mejor para su caballo. Por razones prácticas, la mayoría de las personas lo hacen dos o tres veces al día, lo más recomendable es mantener un horario regular y permitir que el caballo tenga una hora entre el trabajo y la alimentación. La cantidad de alimentos que necesita un caballo dependerá de factores como el tamaño, la raza, la edad y la actividad física.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus