Douglas Carcache
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En esta época, cuando ser emprendedor es más una necesidad que una moda, los aspirantes a empresarios y aun quienes han hecho camino en el mundo de los negocios necesitan en ocasiones detenerse para pensar en cómo hacer mejor su trabajo, cómo evitar errores o aprender de los ya cometidos y elegir métodos más efectivos.

Es cuando conviene conversar con alguien que en vez de darnos una fórmula, nos impulse a ver, a la luz de las experiencias propias y ajenas, mejores prácticas para afianzar un emprendimiento o hacer más rentable una empresa.

En el libro Reflexiones para la alta dirección empresarial, el doctor Noel Ramírez hace algo más que escribir: conversa.

Y hace más que teorizar: reflexiona y comparte experiencias.

Aunque el título da la impresión de estar ante una obra dirigida más a ejecutivos de empresas grandes, una vez en ella nos percatamos de que contiene planteamientos comprensibles para un público amplio, entre los que un pequeño empresario también puede hallar enseñanzas oportunas para mejorar su desempeño en los negocios.

Una sola idea de utilidad hace que un libro valga la pena, expresa Ramírez, un economista nicaragüense con vasta experiencia académica internacional. La verdad, hay más de una idea útil aquí para empresarios y profesionales; hay decenas de ideas y, algo importante, sin volverse recetas. Son experiencias sintetizadas y sopesadas frente a conceptos de la economía y la administración, organizadas con cuidado por el autor para inducirnos a la reflexión.

Cada lector, tras el tamiz de sus vivencias y conocimientos, sacará diferente provecho a la obra, que, creo, es el propósito de Noel Ramírez al condensar en 200 páginas lo aprendido como catedrático, consultor, empresario, presidente del Banco Central nicaragüense en una época, y, muy meticuloso, del saldo de sus lecturas abundantes, cuya esencia nos comparte.

Es un libro salpicado de anécdotas que en ciertos casos serán motivo de análisis o debate y en consecuencia de aprendizaje, como cuando Ramírez ofreció a la dueña de una tienda una propuesta teórica sobre “política de precios”, y ella, considerando complicado el consejo, le respondió: “Te diré lo que yo hago. Cada dólar que invierto en la mercadería que traigo del extranjero, lo multiplico por tres y luego, estos tres dólares los distribuyo de la forma siguiente: un dólar para cubrir el costo de la mercadería, un dólar para cubrir los gastos del negocio y un dólar para mí”.

Si usted quiere saber cómo llegar a sus clientes de manera más competitiva, en ningún momento Noel Ramírez le dirá la última palabra. Esta será decisión suya, una vez que las reflexiones provocadas por su libro le permitan hallar el camino que más le convenga.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus