•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La compañía Centrales Eléctricas Brasileñas (Eletrobras) anunció ayer en un comunicado en su página Web que el 22 de julio de este año, la compañía Centrales Hidroeléctricas de Centroamérica (CHC), con sede en Panamá, en la que Electrobras posee el 50% del capital social, vendió el 100% de las acciones de su subsidiaria Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), la cual es dueña de la concesión del proyecto hidroeléctrico Tumarín.

Tumarín es un proyecto hidroeléctrico con un potencial de generación de 253 Mega Watts una vez desarrollado, ubicado en el municipio de La Cruz de Río Grande, en la Región Autónoma del Caribe Sur, que equivaldría al 27% de la electricidad en Nicaragua, aumentando así la participación de las energías renovables en la matriz energética del país.

Según el comunicado, la venta del 100% de las acciones de CHN se realizó por la suma de 44.2 millones de dólares.

El comunicado de Eletrobras informa que la venta se realizó a la Empresa Nicaraguense de Electricidad (Enel), que es la empresa estatal de energía de Nicaragua y a la Distribuidora de Electricidad del Norte (Disnorte), que a su vez sería el comprador de la electricidad producida por el proyecto Tumarín, lo cual según informa Eletrobas aseguraría la continuación del proyecto.

  • 253 megawatts producirá Tumarín cuando empiece a operar. 

Según el comunicado, con esta venta, Eletrobras procederá a poner fin a su participación en CHC. La empresa reportó que en sus estados financieros, la inversión en CHC al primer trimestre de 2016 estaba registrada en 87.8 millones de reales brasileños (más de US$26 millones). 

El Nuevo Diario intentó contactar a Enel y a Disnorte, pero al cierre no logró obtener respuesta. De igual manera, El Nuevo Diario buscó ayer las reacciones de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), pero no se logró contactar a su presidente, César Zamora, así como tampoco fue posible obtener una versión de CHN.

Como explica en su comunicado, Eletrobras tenía el 50% de CHC, que era la dueña de CHN; mientras que el otro 50% supuestamente pertenecía a la empresa constructora Queiroz Galvão, también de origen brasileño, según una fuente de CHN que prefirió el anonimato.

Para la experta en temas energéticos y gerente técnica de la empresa Multiconsult, Patricia Rodríguez, Tumarín es un proyecto hidroeléctrico importante para Nicaragua.

“Es interesante también ver que Disnorte va a invertir en generación (de energía)… Hay estudios que se han hecho que dicen que si no va Tumarín se tendrían que analizar tres opciones: Comprar energía en el mercado regional, sin poner ninguna inversión, el mercado regional tiene oferta de energía para suplir lo que haría Tumarín; invertir en proyectos de gas o invertir en proyectos de carbón”, comentó la especialista.

Dijo que no ha oído que haya inversionistas interesados en gas natural, pero afirmó que “pueden surgir de pronto, porque ese recurso es eficiente y tiene buenos precios”.

Al tener Tumarín localmente es más seguro y además es renovable, pero hay que ver ahora qué montos de inversión y qué precios de venta (de energía) se van a manejar”, opinó.

Rodríguez recordó que Enel es una empresa 100% estatal y que Disnorte es una empresa mixta, con una mayor participación accionaria privada y un 16% del gobierno.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus