Letzira Sevilla Bolaños
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En las aulas universitarias nos nutrimos del conocimiento necesario para lograr desarrollar la profesión que elegimos, sin embargo, el principal complemento para ese proceso de aprendizaje no lo encontramos en el alma máter, sino en las empresas que abren sus puertas para las prácticas profesionales.

Algunos estudiantes le restan importancia a las pasantías y piensan que solo las calificaciones cuentan, sin embargo,  es la inserción en el campo de trabajo la que da un pantallazo general de cómo es el mercado y lo que implica estar en él. 

Desde el momento en que la empresa te da acogida, debés tomar conciencia de que estás ante una gran oportunidad para descubrir cómo es el trabajo de un profesional, que a la postre será tu estilo de vida, también te permite incorporar hábitos, algunas veces difíciles de adquirir,  propios del mercado laboral.

Los beneficios que se obtienen al realizar una pasantía son diversos y dependen de cada persona, pero a continuación se detallan algunos comunes a todos los pasantes.

1.    Aplicar los conocimientos teóricos a la práctica.

2.    Conocer la dinámica de una empresa real.

3.    Conocer personas que trabajan en la misma área de conocimiento.

4.    Trabajar en equipo con personas que tienen distinta formación académica.

5.    Experiencia laboral formal.

6.    Facilitar la inserción al mercado de trabajo.

Las pasantías deberían ser incluidas en el programa académico de todas las carreras, para que, a medida que se avanza en los estudios, se puedan ir complementando con la práctica.

Muchos chicos caen en el error de rechazar pasantías si no les ofrecen ayuda económica, cuando en realidad la adquisición de experiencia no tiene precio.

Es importante destacar que al ser pasante, el estudiante debe asumir responsabilidades con la empresa y automáticamente se sujeta a las normas que la rigen.

Las pasantías no son un juego, por lo tanto, la responsabilidad en cuanto a las horas de llegada, cumplimiento de los trabajos asignados y demás obligaciones, también le competen al estudiante.

No hay que creer que el único fin de las prácticas profesionales es que te extiendan una carta que te acredite como un alumno que estuvo en contacto con el medio laboral, se debe sacar el máximo provecho a la experiencia y sobre todo absorber las claves del éxito de quienes trabajan en ellas.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus