•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un inicio Donald Flores dudaba acerca de si lanzarse a emprender o no, sin embargo, su proyecto, Madre Culture, se conformó como empresa en octubre de 2015, con un proceso de investigación y prototipaje previo que inició en junio de 2014, mientras cursaba el tercer año de licenciatura Diseño&Comunicación Visual en la Universidad Americana, UAM.

Para este capitalino de 23 años, equilibrar el tiempo entre sus responsabilidades académicas y su proyecto de emprendedurismo fue complicado, pero con orden asegura que todo se puede lograr.

“He participado en 3 competencias de emprendedurismo que reforzaron o enseñaron nuevas habilidades, las que me permitieron no desistir en el proceso de crear y hacer crecer la marca y la empresa como tal”, compartió.

“Además he contado y sigo contando con el apoyo de mis padres, amigos y mentores, quienes se han encargado de darme siempre un empujón cuando lo he necesitado. Aprendí a manejar mejor mi tiempo y recursos, distribuyéndolo entre mis estudios y el manejo de una microempresa. Todo esto creo que se debe a la pasión, esfuerzo y constancia que he puesto a la hora de hacer las cosas”, admite el joven recién egresado.Donald Flores

Madre Culture es actualmente una marca enfocada en el diseño y producción de artículos utilitarios inspirados en la identidad nacional nicaragüense, el sentido de la marca es incentivar al artículo de consumo nacional, promover la mano de obra artesanal y demostrar que el trabajo colaborativo del artesano diseñador permite desarrollar productos innovadores y de gran calidad. 

“Mis productos los describo como piezas artesanales únicas y bohemias. Inspiradas en la rústica  identidad de Nicaragua”, menciona Flores.

Raíces

Tras la primera exposición académica de su proyecto en el 2014, Flores notó el interés y la disposición de muchas personas de adquirir sus artículos, esa fue una de sus primeras motivaciones. 

“Luego de la primera exposición del producto las personas que asistieron estuvieron tan interesadas y dispuestas a comprarlo que me motivo a crear la primera colección y la más representativa de la marca”, prosiguió.

Cuenta que el capital inicial lo aportaron sus padres y desde entonces él se ha encargado de generar el flujo de venta para que el proyecto siga siendo sostenible.

 “En ese momento de forma intuitiva abrí las redes sociales de la marca, la mejor vitrina de exposición que he tenido, pues sirve como catálogo en línea y para conectar con clientes potenciales y clientes de la marca”, confesó.

Dos años después de haber desarrollado su  idea emprendedora la marca Madre Culture de Donald Flores se ha hecho de cierto reconocimiento local.

Raíces

La misma fascinación por el diseño cautivó a Celeste Castillo y a Karen Torres, ambas de 22 años y recién egresadas de la carrera de Comunicación y Relaciones Públicas de la Universidad Americana, a crear en su último año  la línea de zapatos Raíces.

La marca nace en el año 2016 como emprendimiento con el deseo de potenciar y modernizar el diseño de calzado nacional. 

El nombre, dice Torres, “surge como una metáfora que concuerda con el objetivo de la empresa que es expandirse, crecer y formarse como una marca con fuerte identidad nacional que destaque las raíces culturales”.

Por su parte, Castillo describe la marca “con una base de colores principalmente cálidos que puedan combinarse o acomodarse al estilo de cada cliente. Son elaborados  en colaboración con el artesano que influye en cuanto a los aspectos que aporten mayor soporte y comodidad al pie, mientras que nosotras nos encargamos meramente de la parte estética, basadas en las tendencias internacionales del mercado y creatividad propia”, expresa Castillo.

Las emprendedoras aseguran que no existe con exactitud la clave para emprender pero que sin dudar una de las cualidades necesarias para desarrollar una idea es la disposición y confiar en uno mismo.

“Como universitarios a veces pensamos que no tenemos las herramientas suficiente como para iniciar o no sabemos cómo iniciar, creemos que nos falta tanto experiencia como teoría, sin embargo, es en el momento donde más ideas surgen y muchas de ellas son buena estoy segura que nos pueden surgir 5 y de estas 4 pueden ser negocios”, dice Castillo.

“Muchas veces nos detiene el no tener el capital pero te soy sincera y creo que el capital puede llegar por añadidura una vez que vos te planificás y que tenés el proyecto desarrollado ves en qué lo vas a necesitar y después lo conseguís pero como tenés algo desarrollado concreto la deseas más y ese deseo te hará conseguir el capital”.

A los universitarios, Castillo les aconseja que no se amedranten el que no sepan al inicio, porque no se debe saber todo, pues a la medida que se emprende todo empieza a crecer y que el equivocarse debe ayudarte a que el siguiente paso que des sea el doble de exacto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus