•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan José Ortiz es la cabeza de la pequeña empresa familiar W&R Shoes, y su visión de negocios ha sido reinvertir las utilidades que genera la fábrica de zapatos. Eso, dice, le ha garantizado un crecimiento anual del 10%. Esta compañía ofrece 30 empleos, entre directos e indirectos, y tiene como principal mercado Costa Rica, el cual capta el 30 por ciento de su producción.

“Actualmente estamos exportando el 30 por ciento de nuestra producción. En ese país les vendemos a mayoristas que distribuyen a tiendas de todo el país que venden al detalle”, comenta, Ortiz quien además plantea los retos que debe enfrentarse: la mano de obra. Para él, es momento de dar un salto a industrialización con la inversión en máquinas que agilicen su crecimiento, aunque asegura que el trabajo del artesano le da un valor agregado al calzado.

¿Cómo surge W&R Shoes?

Esta empresa surge hace aproximadamente 27 años, es una empresa familiar, iniciamos tres hijos, más mi papá, quien tiene 50 de experiencias al trabajar en grande compañías calzadoras de Nicaragua. De ese aprendizaje de papá hemos impulsado nuestra empresa y hemos labrado una carrera en el sector.

¿De tres a cuántos trabajadores pasaron?

Nosotros empezamos haciendo zapatos de niños, ahora hacemos  primordialmente calzado de varón y lo importamos a Costa Rica. Contamos con 16 empleos directos y unos 15 eventualmente, en total podemos decir que empleamos a unas 30 personas de Masaya.

¿Su oferta solo es de zapatos?

Nosotros tenemos sociedad con otras cooperativas, también con otras personas que hace otro tipo de productos como fajas y bolsos. Tenemos más de 80 modelos de zapatos, pero 15 son los más cotizados.

Me decías que exportan a Costa Rica, ¿solo ese mercado les ha abierto las puertas?

Solo Costa Rica. Nosotros actualmente estamos exportando el 30 por ciento de nuestra producción. En ese país les vendemos a mayoristas que distribuyen a tiendas de todo el país que venden al detalle.

¿Qué distingue a su calzado de los demás?

Nosotros procuramos diversificarnos en cuanto a los diseños y también seleccionar el mejor material. Hay productos que son sumamente exclusivos y los vendemos al mercado nacional, me refiero a suelas y forros. 

¿Y en Nicaragua cómo se ha comportado el mercado?

Vendemos en tiendas de las principales cabeceras departamentales. Nosotros aspiramos llegar a otros mercados, aunque debo decir que Costa Rica nos garantiza la compra de contado, el pago anticipado, y eso es una gran ventaja porque nos permite invertir en ese producto que vamos a vender.

¿Qué aspiraciones tienen?

La aspiración es seguir creciendo porque nosotros somos una empresa que reinvierte las utilidades, no las repartimos, sino que las inyectamos a la compañía para lograr un crecimiento mayor. Hemos venido experimentando un crecimiento anual del 10 por ciento y eso nos llena de satisfacción.

Y en mano de obra han invertido, ¿ya están dando el paso a la industrialización?

La mano de obra es un talón de Aquiles de todas las pymes, hay una incultura en la responsabilidad del trabajo, tenemos el reto de tecnificarnos más, y existe el deseo de dar más empleo, para ello necesitamos invertir con el objetivo de buscar maquinaria que nos permita acelerar el crecimiento. La producción actual ha variado, ya no es meramente artesanal, es mixta, una parte hecha a mano y otra hecha por máquinas. La mano de obra del artesano le da un valor agregado  a los productos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus