•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las ideas de negocios presentadas por cuatro cooperativas de pescadoras artesanales de diferentes regiones de Nicaragua resultaron beneficiadas con el financiamiento de US$20,000 cada una. La iniciativa forma parte del proyecto Nicapez, el cual es auspiciado por la Unión Europea a través del programa EuropeAid, y por la Xunta de Galicia, a través de la Dirección Xeral de Relaciones Exteriores e coa UE-Cooperación Galega. 

Los proyectos fueron presentados durante el primer foro nacional de cooperativas de mujeres en la pesca y la acuicultura, impulsado por la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León. De las 13 cooperativas de mujeres que asistieron al foro y que presentaron sus ideas de negocios, solamente cuatro recibirán el financiamiento. 

Isidra Narcisa Ortega, originaria de San Miguelito, Río San Juan, quien está al frente de la Cooperativa Cope Comer que aglutina a 10 socias, dijo que están decididas a cambiar de la pesca artesanal y del acopio de pescado, al procesamiento de producto con el objetivo de darle un valor agregado y multiplicar sus ganancias. 

Ortega, de 46 años, tiene más de 30 años de dedicarse a la pesca artesanal, pero decidió integrarse a una cooperativa hace 5 años. “Somos mujeres y tenemos la capacidad de sobresalir con nuestras ideas de negocios, aportamos a la economía familiar y estimulamos el turismo en nuestras comunidades porque los visitantes nacionales y extranjeros, buscan conocer de nuestro trabajo”, dijo.

“Me siento orgullosa de ser pescadora, he tenido muchos beneficios porque trabajo por sí misma, no tengo patrones o jefes, he sacado adelante a mis hijos y ahora a mis nietos, aunque es un trabajo pesado, es gratificante, las mujeres estamos demostrando que tenemos la capacidad de desenvolvernos y aportar a nuestra economía”, comentó Ortega quien asistió al primer foro nacional de cooperativas de mujeres en la pesca y la acuicultura en León.

La productora artesanal de San Miguelito agregó que lo difícil como mujer pescadora ha sido dejar a sus hijos (menores de edad), solos en casa y pasar toda la noche en el lago Cocibolca. 

“Es un trabajo sacrificado porque hay que desvelarse, y cuando se trabaja con tilapias, hay que andar dentro del agua, rastrear las redes y escoger los peces de mayor tamaño y peso”, sostuvo Ortega, tras indicar que el colectivo de mujeres logra pescar entre 2 y 3 quintales de peces diarios y acopian alrededor de 500 libras en total, que comercializan en el mercado local.

Siembra de camarón 

En tanto, Danny Jamileth González, productora de la Cooperativa Nueva Jerusalén en Puerto Morazán, Chinandega, explicó que se dedica a la camaronicultura. “Estamos rompiendo los esquemas, era un proceso de producción que solo los hombres hacían pero hoy en día hay mujeres innovadoras, nos dedicamos a sembrar la larva, alimentamos y luego las cosechamos”, contó.

González, de 32 años, afirmó que desde hace 7 años se integró a dicha cooperativa que aglutina a 12 mujeres. “Somos mujeres nativas, que conocemos el sector marino costero y estamos empoderadas del trabajo que realizamos, es un trabajo un poco duro y cansado, porque tenemos que asolearnos y desvelarnos, además que atendemos los quehaceres del hogar y a nuestros hijos”, sostuvo.

Según González cuando se conformó la cooperativa hubo discriminación hacia las mujeres pescadoras, pero “luego de 7 años tenemos respaldo de parte de la comunidad, queremos innovar, darle un valor agregado al producto y procesar tortas de pescado y camarón, ofertar un nuevo producto alimenticio a la población”, señaló.

La Cooperativa Nueva Jerusalén establece la siembra de larva de camarón en un área de 17.45 hectáreas en mar abierto y luego de 3 meses que dura el ciclo de cosecha, logra una producción de 6 mil libras de camarón. Invierten alrededor de 7 mil dólares por el ciclo y obtienen excelentes ganancias. La libra de camarón oscila entre C$50 y C$60 en el mercado local.

González, presentó su plan de negocio de elaboración de tortas de camarón y pescado, y contó su experiencia a más de 150 mujeres pescadoras que asistieron a la actividad.

Embutidos

Johana Elisabeth Barrios, de 32 años, miembro de la Cooperativa Mujeres al Poder de la comunidad Masachapa en San Rafael del Sur en Managua, señaló que desde hace 5 años el colectivo de mujeres están interesadas en procesar embutidos de pescado. “Tenemos la materia prima a bajo costo (pescado), y necesitamos financiamiento para echar andar nuestro proyecto que estamos seguras que será todo un éxito”, dijo.

Barrios forma parte de la directiva de dicha cooperativa que desde hace 7 años está conformada por 23 socios. Esta cooperativa logra acopiar alrededor de dos mil libras de pescado a diario procedente de las 180 embarcaciones que funcionan en dicha comunidad.

“El pescado que logramos acopiar lo vendemos actualmente fileteado en los mercados de Managua, pero estamos motivadas de ser beneficiarias de un financiamiento, porque vamos a incursionar al procesamiento de embutidos de mariscos”, dijo la pescadora de San Rafael del Sur.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus