•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres productos nicaragüenses de exportación: carne, maní y tabaco, enfrentan o se enfrentarán en un futuro inmediato con dificultades para entrar al mercado de los Estados Unidos. Ante ello, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) está gestionando una reunión en Washington para abordar el tema con el Departamento de Estado y el Departamento de Comercio.

“Estamos trabajando en otra solicitud de reunión en Washington con las autoridades del Departamento de Comercio para ver, no solo el tema del tabaco, le estamos dando seguimiento al tema de la carne y del maní. Son realidades que estamos enfrentando no solo países como Nicaragua sino  países del mismo Cafta”, dijo José Adán Aguerri, presidente del Cosep.

Aguerri explicó que los subsidios que el gobierno de Estados Unidos está entregando a sus productores no le permiten a Nicaragua competir. “El Cafta parte de la premisa que los productores van a competir en igualdad de condiciones y vemos a un Estados Unidos dando una enorme cantidad de subsidios a sus productores, lo cual no nos da la posibilidad de competir de la misma manera”, planteó.

En 2014, el país norteamericano aprobó la reforma a la Ley Agrícola de Estados Unidos, la cual establece el otorgamiento de subsidios a productores de maní de ese país. El efecto de los subsidios es que han provocado baja en los precios internacionales del producto, afectando a mercados como Nicaragua y Argentina. 

El líder de los empresarios enfatizó en que Nicaragua no tiene los recursos que dispone Estados Unidos y por eso “estamos llevando el tema a través de la embajada, a través del Departamento de Estado y del Departamento de Comercio”. Aguerri informó también, que la semana pasada sostuvieron una reunión con la embajadora Laura F. Dogu y su consejero económico William Muntean.

“Llevamos dos años en este proceso, en la última reunión en Washington pudimos presentar la información completa sobre lo que ha venido sucediendo en el mercado mundial con el resultado del subsidio que el Gobierno de los Estados Unidos le da a los productores en Estados Unidos, son procesos y vamos a tener que seguir trabajando”, agregó Aguerri.

Futuros y afectaciones 

Sobre el impacto económico que puedan causar las decisiones de los Estados Unidos, Aguerri manifestó que “afortunadamente estamos viendo impactos reducidos, lo que tenemos que plantearnos es cuál va a ser la realidad hacia el futuro, en ese contexto es que queremos profundizar en estas negociaciones”.

Según Aguerri, actualmente hay afectaciones en el precio del maní, pues en el mercado mundial ha bajado producto de la cantidad que se ha venido incrementando en Estados Unidos como resultado de un  subsidio que el Gobierno de ese país ha entregado a los productores.  END

“Hay mucho más maní de que lo que existía en el mercado, al tener los productores gringos estos subsidios le permiten vender con un precio asegurado que se lo paga el Gobierno, eso lo que hace es bajarnos en el precio, esa es la situación que tenemos en el maní”, informó el dirigente empresarial.

En cuanto a la carne, adujo que los exportadores se verán afectados también en el precio, pero descartó que eso ocurra este año.  “Localmente ya hemos visto unas reducciones hacia lo que están ofreciendo los productores. En el tabaco, la normativa entró en vigencia el 8 de agosto y lo que va a provocar es que aumente el precio de nuestros productos en el mercado y eso se afectará al vender poco menos”, concluyó.

El director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, explicó el pasado marte que la apertura del mercado estadounidense a la carne de Brasil tendrá un impacto económico en los próximo dos o tres años si ese país sudamericano ocupa la cuota que utiliza Nicaragua para exportar.

“Nicaragua tiene 5 millones de cabezas ganado y Brasil tiene 211 millones, la cuota que nosotros llenamos con dificultades en un año, ellos lo pueden llenar en 15 días, si hay un problema de exportaciones a la vuelta de la esquina, sobre todo del 2017 a 2018, porque en 2020 el Cafta estipula que Nicaragua podrá exportar con arancel cero”, expuso Chamorro.

El presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, dijo recientemente que Nicaragua aprovecha una cuota de exportación de carne conocida como “Otros países” para vender ese producto a Estados Unidos, pero esa cuota podría ser cubierta por Brasil con facilidad bajo la condición de “primero en tiempo, primero en derecho”.

La cuota “Otros países” es de 65,000  toneladas y el año pasado Nicaragua exportó 45,500 toneladas de carne a Estados Unidos con las ventajas que ofrece ese acuerdo. Nicaragua también tiene una cuota de 15,000 toneladas de carne, dentro del acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (Cafta).

El pasado ocho de agosto entró en vigencia una normativa que regula la venta de puros premium en la nación norteamericana. De acuerdo a Estados Unidos,  esa medida fue tomada para proteger la salud de los ciudadanos estadounidenses.  Nicaragua, Honduras y República Dominicana pidieron en 2013 que dieran un tratamiento distinto a los puros premium, que se fabrican a mano con las hojas del tabaco, del que dan a los cigarrillos que contienen otros componentes, como nicotina.

Empleos

José Adán Aguerri insistió que  “están queriendo cuidar el empleo, que no se afecte, eso es parte de lo que hemos hablado con el Gobierno americano a través de sus representantes en Nicaragua. A la vez precisó que el sector tabacalero emplea a 30,000 personas, la carne a 135,000 y el maní a 15,000.

Semanas anteriores, René Blandón, presidente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), refirió que si el mercado estadounidense se cae para la carne nicaragüense no solo saldrán afectados los ganaderos y la industria del país, sino que, en su opinión, también resultarán afectados miles de empleos que genera la ganadería y la economía en general.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus