•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La minería es completamente esencial para la humanidad y su desarrollo. No es posible concebir nuestro mundo sin minería. Actualmente somos 7.5 billones de personas y el crecimiento poblacional es exponencial; eso significa que el apetito humano por minerales solamente crecerá.

Como seres humanos debemos tomar conciencia de que no podemos seguir creciendo a este ritmo sin tomar en cuenta el efecto que causamos al medioambiente, esto es universal no solo aplica a esta industria.

"La minería significa no solo desarrollar proyectos sociales por nuestra cuenta, sino trabajar conjunta y participativamente con las comunidades". Sergio Ríos, presidente de la Cámara Minera de Nicaragua.

Por tanto, tenemos que crear un balance entre nuestras necesidades de cara al crecimiento poblacional y la producción de desperdicios y contaminantes. La minería, al igual que el resto de industrias, ha venido transformándose aceleradamente y transformando su actividad hacia modelos en los cuales su impacto sea positivo. Asimismo, el desarrollo del sector minero va de la mano del desarrollo social de las comunidades. No puede haber desarrollo minero sin desarrollar las comunidades.

Aporte

El señor Sergio Ríos, presidente de la Cámara Minera de Nicaragua, manifiesta: “en nuestra visión de “Minería para todos”, la minería significa no solo desarrollar proyectos sociales por nuestra cuenta, sino trabajar conjunta y participativamente con las comunidades donde operamos para empoderarlas, y ser un factor de cambio que garantice la sostenibilidad de las mismas”.

Un ejemplo de aporte social consensuado entre empresa, comunidad  y gobierno es el Plan de Ordenamiento y Desarrollo Urbano (PODU) del municipio de Bonanza.

Este es un plan inclusivo impulsado por el gobierno nacional, el gobierno regional, la alcaldía municipal y la empresa Hemco, que dirige su inversión social al presupuesto de la municipalidad.

De esta forma, todas las instituciones implementan un plan construido a base de las aspiraciones de los propios pobladores.

Bajo este plan, toda la comunidad participó en talleres llamados “La Bonanza que yo sueño” y decidió como querían desarrollar Bonanza en los próximos 15 años. Una vez trazada esta ruta, se convirtió en una ordenanza municipal y a la fecha, juntos han impulsado más de 30 proyectos de infraestructura, deporte, salud, educación, vivienda, entre otros.

Algunos proyectos emblemáticos de esta estrategia son la interconexión al tendido eléctrico nacional, que permitió que Bonanza tuviera luz permanente luego de 70 años; también destacan la construcción del primer parque municipal, la reconstrucción del estadio y la creación de la primera Casa Materna, acceso a agua para comunidades rurales, biblioteca, entre otros proyectos.

Igual ocurre con el Programa de Ordenamiento y Desarrollo de la Minería Artesanal (Podma), conocido también como Modelo Bonanza, que impulsa el desarrollo de la minería artesanal a través de legalización de sus puntos de trabajo, capacitaciones, planteles industriales exclusivos para eliminar el uso del mercurio, planes de financiamiento y ordenamiento del sector. Este modelo es tan exitoso que ahora se replica en La Libertad, donde recientemente se inauguró Plantel Los Ángeles y en San Juan de Limay con Recursos Encinal.

Otras iniciativas sociales que vale la pena destacar: B2Gold ha invertido durante los últimos cinco años 20.5 millones de dólares en programas sociales, como el desarrollo de pequeñas y medianas empresas en El Limón y La Libertad; Cemex ha beneficiado a 34,000 nicaragüenses a través de Patrimonio Hoy y los Centros Productivos de Autoempleo; LafargeHolcim ha invertido más de 900,000  dólares en la comunidad, en distintos proyectos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus