•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La minería es una actividad para la obtención selectiva de minerales y otros materiales de la corteza terrestre, basado en métodos de explotación que pueden ser a cielo abierto o subterráneo. Se trata de una industria de gran valor para la economía mundial y una pieza clave en el aprovechamiento de recursos naturales para innumerables tipos de aplicaciones. Sin embargo, su actividad no está exenta de peligros en donde la ingeniería juega un papel primordial en la seguridad.

Opciones

Las explosiones de gas metano son una de las causas más comunes de desastres subterráneos en minas de carbón. El metano es un gas inodoro, incoloro, insoluble en agua y altamente inflamable que puede aparecer durante las operaciones de extracción de carbón. Si la presencia de este gas no se detecta y controla a tiempo, puede generar una violenta explosión al producirse una pequeña chispa. Por lo tanto, es de vital importancia controlar el metano a través de una adecuada ventilación cuando este está presente en pequeñas cantidades en el aire.

Para la detección de los niveles de gas metano, es recomendado la utilización de sistemas de monitorización específica que permitan desactivar automáticamente el suministro eléctrico y la actividad de la maquinaria, una vez que el nivel de metano alcanza el 1.5%. Los detectores de metano, recientemente desarrollados con sensores que emplean la tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID), permiten ser desplegados en cualquier parte de una profunda mina de carbón subterránea, transmitiendo en tiempo real los niveles de concentración de metano de forma inalámbrica a la superficie.

La acumulación de polvo en el área de la minería subterránea es otra de las principales causas de explosiones en las minas de carbón. Además, la inhalación de polvo de carbón y de sílice también plantea riesgos graves para la salud de los mineros. El uso de ventiladores de aire y espráis de agua, así como la limpieza regular de polvo de carbón esparcido en la superficie, son algunas de las técnicas básicas empleadas para evitar explosiones de polvo de carbón. Una serie de agentes eliminadores de polvo incluyendo aglomerantes, espumas y antioxidantes, también se están desarrollando para mitigar las posibilidades de que se produzcan desastres relacionados con el polvo de carbón.

Hasta ahora, la tecnología más prometedora es la minería subterránea automatizada, empleada para prevenir accidentes mineros durante actividades como la perforación, voladura, carga y transporte en localizaciones subterráneas profundas, pudiendo ser realizadas las operaciones mediante vehículos no tripulados y máquinas operadas desde una ubicación remota. Además de la eficiencia y la productividad, la mayor ventaja de la automatización de la minería reside en el hecho de que los seres humanos pueden mantenerse lejos del peligro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus