•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La minería es una enorme generadora de recursos fiscales, enfatizó ayer el colombiano Eduardo Chaparro, vicepresidente de la Organización Latinoamericana de Minería, quien además refirió que sin esos recursos no habría inversión en algunos servicios básicos como “agua” y “educación” en los países.

“La minería, o la industria extractiva, pese a que existen otras numerosas actividades manufactureras y económicas, es la que provee  a la mayor parte de nuestros países los ingresos necesarios para poder subsistir como Estado y proporcionarle bienestar a los ciudadanos”, enfatizó Chaparro.

“Y estos dos aspectos, agua y educación, son claves y no puede el Estado matar la gallina de los huevos de oro cercenando las posibilidades de desarrollo de esta industria (minera)”, agregó el experto colombiano, quien a la vez llamó al Estado de los países donde se practica la minería “aliado natural” del sector minero.

Siguiendo con su tesis, Chaparro mencionó que de esos recursos se derivan otros beneficios: “Con agua digna, con agua asequible, con agua potable, con agua que permita el saneamiento básico, con agua que permita la cocción adecuada de los alimentos, vamos a acabar las enfermedades gastrointestinales y consiguientemente a los sistemas nacionales de salud se les va a reducir las inversiones o gastos en atención de las enfermedades, para dedicarlos a la prevención”.

En el ámbito de la educación, el expositor colombiano refirió que los Estados demandan enormes cantidades de recursos para profesionalizar y capacitar a los maestros, a los que se entrega la enseñanza de la niñez. “(Con) maestros débiles, vamos a tener educación débil; (con) maestros fuertes, vamos a tener países poderosos”, subrayó Chaparro.

En Nicaragua, “la minería paga los mismos impuestos que paga el resto de las industrias”, explicó en una entrevista con El Nuevo Diario Sergio Ríos, presidente de la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic). Agregó que, adicionalmente, “contribuye con dos tributos específicos: Derecho de explotación o Ad valorem y Derecho superficial”.

Según Ríos, el pago de esos impuestos pasó de US$3.3 millones en 2010 a US$15.7 millones en el 2015.

El sector minero del país comenzó ayer el II Congreso Internacional de Minería 2016, el cual continúa hoy, en el Centro de Convenciones del Hotel Crowne Plaza, en Managua, donde se abordarán una serie de debates sobre el tema.

CRECIMIENTO

El sector minero ha tenido un destacado crecimiento en su aporte a la economía del país, según el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

En 1994, el sector minero solo representaba el 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua, mientras que en la actualidad el aporte de ese sector a la economía nicaragüense ya es de 3%, dijo ayer el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

Destacó además la importancia de la minería en la creación de empleos formales en el país, ya que según la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic), la minería genera cerca de 5,000 empleos directos y aproximadamente 15,000 indirectos.

“Suena poco hablar de 5,000 empleos formales, sin embargo, son 5,000 empleos que antes no existían”, dijo Aguerri.

“En el año 1997, Bonanza tenía 200 trabajadores en la mina y 800 mineros artesanales (mientras que) Bonanza hoy tiene 1,500 trabajadores en la mina y 6,000 mineros artesanales.

Estamos hablando de que esa comunidad pasó a emplear de 1,000 a 7,500 personas”, subrayó el representante del sector privado del país.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus