EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal (Fed) extendieron ayer un cheque de realidad a Wall Street, que vivía hasta ahora un verano cargado de récords inexplicables.

La entidad bancaria central tiene encima de la mesa la opción de una subida de tipos y esa es una realidad que muchos inversores no quieren ver en Wall Street, donde el dinero fácil de la última década ya parecía escrito en piedra.

A dos horas del cierre de la sesión bursátil, el banco central reveló que en su reunión de julio los miembros del Comité de Mercado Abierto estuvieron divididos sobre la necesidad de una pronta subida de tipos de interés.

Asimismo, dejaron entrever que antes de tomar otro paso para retirar la política acomodaticia sería "prudente" conocer nuevos datos para evaluar el ritmo de la actividad económica y del mercado laboral.

A consecuencia del pesimismo congénito de Wall Street, la peor parte de la sesión fue antes incluso de la publicación de las minutas y los tres indicadores del parqué neoyorquino estuvieron teñidos de rojo buena parte de la jornada de ayer.

Al cierre, Wall Street, remontó la jornada y el Dow Jones de Industriales, su principal indi ador, cerró con un ascenso del 0.12 %.

Mientras que algunos analistas dan por hecho que no habrá subida de tipos hasta la reunión de diciembre de la Fed, otros apuestan a que será tan pronto como este mes de septiembre. Y es que la cacofonía que se lee en las actas da pie a más interpretaciones que la lectura del horóscopo.

EL BREXIT

"Existe cierta ansiedad sobre que la Fed no esté tan dormida como algunos pensaban", dijo a la cadena financiera CNBC el jefe de inversión estratégica de Key Private Bank Bruce McCain.

Los miembros de la Reserva Federal (Fed) consideraron el mes pasado que disminuyeron los riesgos contra la economía estadounidense, pero decidieron "mantener abiertas" las opciones sobre los tipos de interés, según actas divulgadas el miércoles.

También en esa reunión de política monetaria realizada el 26 y 27 de julio advirtieron que el sistema financiero mundial respondió satisfactoriamente al impacto causado por la ruptura británica con la UE (Brexit), decidida en junio.

Las minutas de esas deliberaciones del Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) reflejaron los puntos de vista expuestos en esas reuniones en las que, como ocurre desde diciembre, decidieron mantener las tasas entre 0.25 y 0.50%

El informe muestra empero que la inflación, que se mantiene obstinadamente debajo del objetivo de 2% de la Fed, era la principal inquietud de la reunión.

Al igual que en su reunión de junio, el FOMC siguió dividido en cuanto a los peligros a corto plazo de la inflación. Algunos miembros creen que es una baja amenaza, pero otros temen un súbito aumento de precios que complique el mercado de trabajo.

La persistente caída del desempleo no causa mayor inquietud, según la mayoría de los miembros del FOMC.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus