•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Ese carro consume aceite”, te habrán dicho en alguna ocasión, pero realmente, todos los vehículos consumen aceite, y según los manuales de instrucciones de la mayor parte de fabricantes, un consumo máximo de hasta un litro por cada 1,000 kilómetros es considerado normal. En este artículo resolvemos algunos mitos sobre el consumo de aceite de los motores y te aclaramos conceptos.

Funcionalidad

Como te dijimos antes, todos los carros consumen aceite, pero lo que no sabés es por qué. De entrada te aclaramos que el aceite es la sangre de tu motor, pues su funcionalidad sobre él es que lubrica pistones, válvulas y turbocompresores. “Esta fina película de aceite recubre todos los componentes internos del motor y permite una menor fricción entre sus piezas, un funcionamiento adecuado de las mismas”, cita un artículo publicado en Diariomotor.

Además, es especialmente importante en las cámaras de combustión, en cuyo interior se mueven los pistones del carro a una velocidad vertiginosa. Sin esta lubricación, el calor generado por el contacto entre las piezas del motor fundiría sus componentes entre sí en cuestión de segundos.

Esto es lo que ocurre cuando un motor se queda sin aceite. Hay que tener en cuenta que las tolerancias de muchos componentes son micrométricas, por lo que es vital una buena lubricación.

El aceite también asegura que el turbocompresor gire de forma suave y eficiente, y lubrica el tren de válvulas, cuyo movimiento es tan rápido como el de los pistones. Una cantidad ínfima de aceite se quema en cada ciclo de explosión del motor. Pero, aunque sea una cantidad minúscula, no debés olvidar que el ciclo de explosión se repite miles y miles de veces en el interior del motor a diario, así que ojo.

  • Probá usar un aceite de mayor viscosidad. Este ocupará mejor el espacio situado en las amplias holguras internas que tiene tu motor.

Ahora bien, ¿cuánto aceite debería consumir un carro?, ¿aumenta con la edad del carro? Como te hemos explicado antes, un consumo de como máximo un litro por cada 1,000 km es considerado normal por la mayor parte de fabricantes, pero la conducción de cada persona es un mundo. Si conducís de forma agresiva habitualmente, a regímenes altos o entrás en circuito, un consumo elevado de aceite no debería ser síntoma de problemas. Una conducción relajada por autopista con un motor diésel ocasiona un consumo muy bajo de aceite, hasta el punto de que sea innecesario echar más aceite entre intervalos de mantenimiento.

Para los que pilotean una moto, habitualmente están acostumbrados a vigilar con frecuencia sus consumos de aceite, más elevados que un carro. Por otro lado, cabe destacar que los motores modernos tienen unas tolerancias tan ajustadas, que por norma general su consumo es muy bajo. El cárter de un motor de cuatro cilindros -de unos dos litros de cilindrada- suele albergar en su interior entre cuatro y seis litros de aceite. La mayor parte de servicios oficiales y talleres los rellenan un poco por encima del nivel recomendado para evitar que el consumo de aceite del motor llegue a ser peligroso. Siendo francos, la mayor parte de conductores no vigila el nivel de aceite de sus coches.

Mucho ojo

Si practicás una conducción normal y tu motor consume una cantidad desmesurada de aceite, sí que deberías preocuparte. De acuerdo con indicaciones que brinda Diariomotor sobre este tipo de complicaciones, cuando pasa esto es posible que tengás una fuga externa, por ejemplo, goteos en el cárter (o sea síntoma de problemas internos en el motor). Pueden ir desde retenes de válvula muy gastados, a un turbocompresor a punto de decir basta, pasando por un desgaste fruto de un alto kilometraje. El motor se desgasta con el paso del tiempo, y las tolerancias entre sus componentes internos aumentan con la edad.

No obstante, un vehículo bien mantenido con un elevado kilometraje, al que no se le aprieta en frío y que usa un aceite de calidad puede tener un consumo de aceite muy bajo. Si tu escape expulsa un humo blanquecino con tonos azulados y un característico olor a “quemado”, es una señal inequívoca de que un fallo mecánico es inminente. El motor está bebiéndose el aceite como si no hubiera un mañana. Acudí a la mayor brevedad a un taller y vigilá constantemente el nivel de aceite.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus