•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria de la carne de Nicaragua, en la actualidad, engorda unos 100,000 novillos propios, como una estrategia para garantizar una porción de animales para la matanza y obtener carne de alta calidad con características especiales para diferentes mercados.

Recientemente el delegado presidencial para las inversiones y las exportaciones, Álvaro Baltodano, destacó que el Matadero San Martín, en Nandaime, “ya entró en el proceso de corraleo”. Refirió que esa planta maneja 10,000 novillos propios bajo el sistema de engorde.

El Nuevo Diario entrevistó a Onel Pérez, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) y un gran conocedor de la industria para abordar el tema.

¿Actualmente, además del matadero San Martín hay otras industrias aglutinadas en Canicarne, que estén poniendo en práctica ese sistema de engorde de animales propios?

Además del matadero San Martín, también engordan sus propios novillos, ya sea en corral o bajo el sistema tradicional de pastoreo, los mataderos Macesa, Novaterra, S.A. y Nuevo Carnic, S.A.

¿Es algo novedoso en la industria de la carne o ya se había hecho alguna vez?

No es nada novedoso. La industria ya lo ha hecho años atrás. En el pasado reciente lo ha hecho Macesa, bajo el sistema normal de pastoreo. Y en el pasado lejano, allá por el año 1973, el matadero Productos Carnic, S.A. engordaba sus propios novillos bajo el sistema en corral, o sea en Feed Lot, con alimento concentrado, heno, melaza, sales minerales y urea. En este último caso, su servidor ejecutó la fase experimental y posteriormente el ingeniero Óscar Sobalvarro ejecutó la fase operacional. En aquel entonces se engordaban en Feed Lot hasta 5,000 novillos en la zona occidental del matadero Productos Carnic, S.A.

¿Qué beneficios trae ese sistema para las empresas?

Bueno, primero la empresa asegura una porción de su propia matanza de ganado mediante una integración vertical. En segundo lugar, está la ventaja del propio manejo en cuanto al aspecto de aseguramiento de calidad del ganado y características de la carne que quiere obtener para los diferentes mercados que desea surtir. En este sentido, existen alianzas de los mataderos con los productores criadores o desarrolladores de terneros. Estos les producen animales que desde el inicio ya llevan mejores características, en cuanto a mayor peso, a una menor edad de sacrificio, cuya carne, dependiendo del sistema de engorde empleado, esto determina el tipo de producto resultante y se destina a los diferentes mercados, según las preferencias de los consumidores.

Creo que además se benefician los productores, que ahora siembran pastos para hacer forrajes y venderlos a los mataderos ¿Esto es así? ¿A quiénes más beneficia?

Sí. Exactamente. Ahora existe ese nuevo mercado, el mercado de forrajes, el que está creciendo aceleradamente en el país. Por ejemplo, no solo se está aprovechando el pasto para hacer pacas de heno, sino que también se está sembrando otros productos como sorgo forrajero y caña para alimento del ganado. Lógicamente esto significa negocios adicionales o más opciones de negocios para los productores, sean estos productores pecuarios o agrícolas, así como para los transportistas de estos productos.

¿Cuántos novillos tienen actualmente engordando de esa manera los mataderos nacionales y cuál será la meta a largo o mediano plazo?

En el presente, los mataderos miembros de Canicarne, más Sukarne (una empresa mexicana instalada en el país), mantienen bajo engorde unas 50,000 reses, o sea, que en el año engordan al menos unos 100,000 animales propios, que actualmente equivaldría a aproximadamente un 20% de la matanza industrial nacional. A mediano plazo este engorde de ganado propio, por parte de los mataderos, tiende a crecer a un mantenimiento de unas 90,000 reses, lo que significa una producción anual propia de aproximadamente unos 225,000 novillos para el sacrificio.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus