•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La avicultura de Nicaragua se abastece de las importaciones de pollitos recién nacidos y huevos fértiles, para la producción de huevos y carne de pollo que comen los nicaragüenses.

Según el Banco Central de Nicaragua (BCN), en el 2015 el país compró al exterior 547.2 toneladas de pollitos recién nacidos y 4,630.3 toneladas de huevos fértiles para la reproducción.

Esas importaciones de pollitos recién nacidos y de huevos fértiles le costaron US$29.9 millones al país, en ese año.

Donald Tuckler, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa), explicó que toda la avicultura de Nicaragua se abastece de importaciones de genética.

“Fundamentalmente (la genética) la conforman las importaciones de pollitas y pollitos recién nacidos, así como la importación de huevo fértil. Hay que decir que toda la avicultura se abastece de importaciones”, comentó Tuckler.

El director ejecutivo de Anapa dijo que esa “base genética” se adquiere de empresas especializadas en el manejo de razas de aves en varios países del mundo y que son el sustento para criar tanto aves ponedoras de huevo para el consumo, como pollos para el sacrificio y la producción de carne.

La industria avícola es una de las que más se ha desarrollado en los últimos años.

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio del Ciclo 2016-2017, la matanza avícola en 2015 ascendió a 64.5 millones de aves, las cuales generaron una producción de 285.8 millones de libras de carne.

Asimismo, el plan refiere que hubo una producción industrial de huevos de 19.8 millones de cajillas.

Tuckler explicó que la genética a nivel mundial está concentrada en pocas empresas de reconocimiento internacional, de las cuales se abastecen los países, incluyendo Nicaragua.

Una planta

En mayo de este año, Xavier Vargas, presidente de Cargill para Centroamérica, anunció que esa empresa invertirá unos US$50 millones en Nicaragua en los próximos dos años; y que entre las nuevas inversiones estará la construcción de una granja de gallinas reproductoras, con el objetivo de no importar más huevos fértiles.

“Casualmente, hay empresas (en Nicaragua) que valoran establecer granjas donde se puedan proveer de líneas ligeras de genética, como se les llama, para poder tener un sustento básico, en el caso de Cargill, de huevos fértiles o pollitos y no depender de un abastecimiento internacional, sobre todo cuando hay entornos en otros países que se ven expuestos a enfermedades aviares que los afectan fuertemente, como ocurrió en México hace un par de años”, dijo Donald Tuckler.

Eso sí, Tuckler aclaró que el estatus sanitario avícola de un país no depende de la genética en sí, ni de la importación de genética.

“Normalmente los estatus sanitarios se defienden a partir de la comercialización de productos primarios. El caso de huevo de mesa cuando se comercializa a nivel internacional tiene controles rigurosos, precisamente porque puede ser un transporte de virus y enfermedades en general”, explicó.

Nicaragua tiene un sistema de vigilancia y un estatus sanitario en constante revalidación, que hasta el momento dice que el país está libre de enfermedades como Newcastle, influenza aviar, laringotraqueitis infecciosa aviar y salmonelosis de las aves, explicó el experto de Anapa.

Contrabando de huevos de Honduras frena producción

ACAN-EFE

La producción de huevos en Nicaragua está siendo frenada por el contrabando procedente de Honduras, denunció ayer la Cámara Nicaragüense de la Avicultura y Especies Menores (Canavem).

"En el acumulado del año se esperaba un crecimiento del 10% en la producción de huevos, pero no creo que podamos cumplir esa meta.

Será menor al 10% por causa del contrabando", dijo a periodistas el presidente de la Canavem, Alfonso Valerio.

Según Valerio, Nicaragua debería estar produciendo por día unas 67,000 cajillas de huevo (de 30 unidades) a agosto, sin embargo, la estadística se mantiene entre 60,000 y 63,000 desde enero pasado.

El empresario señaló que el contrabando que afecta la producción de huevos en Nicaragua proviene de Honduras.

"Ha frenado el crecimiento del sector, como lo afectó hace muchos años", anotó.

La última vez que los productores nicaragüenses de huevos denunciaron el contrabando desde Honduras fue en mayo de 2014, tras lo cual el problema fue superado.

La Canavem esperaba producir 660 millones de cajillas de huevo en 2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus