•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los líderes del G20 se encontraron este domingo en China con el objetivo de reactivar la deprimida economía mundial, aunque las reticencias de muchos países ante la globalización y las tensiones territoriales de China con sus vecinos ensombrecen la cumbre.

Pekín quiere proyectar una imagen de gran potencia, segura de sí misma y consolidada como segunda economía mundial.

La cumbre empezó con buenos augurios el sábado, con el anuncio conjunto del presidente chino Xi Jinping y del estadounidense Barack Obama, de ratificar el histórico tratado del clima de París, que podría alentar a otros países y acelerar su entrada en vigor.

  • El G20 reúne a las 19 principales economías mundiales (industrializadas y emergentes) más a la Unión Europea, un foro que representa el 85% del PIB mundial.

La cumbre se celebra en la turística Hangzhou, convertida en ciudad fantasma durante el encuentro por la decisión de las autoridades de dar vacaciones forzadas a una cuarta parte de la población y mantener así una seguridad máxima.

También cerraron las fábricas de toda la región para garantizar un cielo limpio y sin contaminación durante el foro.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que recibió de manos de Obama y Xi los documentos oficiales de la ratificación, recalcó este domingo que se trata de un "paso histórico" en la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, no se esperan grandes progresos durante la cumbre en esta y otras cuestiones clave, como el débil crecimiento mundial, en un contexto de repliegue y rechazo a la globalización en muchos países del mundo.

La presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió la semana pasada que el mundo se enfrenta a una mezcla explosiva de crecimiento débil a largo plazo y aumento de desigualdades, que fomenta el nacionalismo y las barreras al libre comercio.

El G20 reúne a las 19 principales economías mundiales (industrializadas y emergentes) más a la Unión Europea, un foro que representa el 85% del PIB mundial y dos tercios de la población del planeta.

En Hangzhou, los problemas geopolíticos, incluyendo la guerra en Siria o las tensiones en el mar de China Meridional, podrían dejar de lado las cuestiones económicas.

China intenta evitar la cuestión de sus ambiciones en ese mar pero sus vecinos están preocupados por la reciente construcción en la zona de infraestructuras, incluyendo pistas de aterrizaje, en los arrecifes e islotes que reclama Pekín pero que sus vecinos le disputan.

BRASIL Y SU CRECIMIENTO

El presidente de Brasil, Michel Temer, prometió en China que el gigante sudamericano volverá a crecer gracias a las reformas y anunció la puesta en marcha en breve de un plan para privatizar bienes públicos y crear concesiones.

"En Brasil, el desafío económico más urgente es el orden fiscal. Nuestro objetivo principal es promover el ajuste estructural del gasto público en un horizonte a 20 años", dijo en el foro que reúne al mayor país de América Latina con Rusia, India, China y Sudáfrica (Brics).

En una rueda de prensa, Temer también adelantó que anunciará en breve su plan de privatizaciones y concesiones, una de las medidas para intentar ajustar el presupuesto y sacar a Brasil de su peor recesión en décadas.

El presidente de Brasil realiza en China su primera misión internacional, a donde viajó el miércoles poco después de jurar su cargo como jefe de Estado. La mayor economía de América Latina cerró 2015 con una recesión de 3,8% y este año se encamina a una contracción similar, mientras la inflación está lejos de la meta fijada y aumenta el desempleo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus