•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crecimiento económico no es suficiente para reducir la pobreza rural, por lo que se necesitan políticas e inversiones para transformar el campo en los países en desarrollo, según un informe difundido ayer por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Tras analizar las experiencias en el ámbito rural en más de sesenta países en desarrollo en las últimas décadas, FIDA, una agencia de la ONU con sede en Roma, sostiene que solo las políticas centradas en la población rural eliminarán la pobreza.

“La mayor parte de los países que han salido de la pobreza de manera rápida diversificaron sus economías y fomentaron la mejora de sus sectores agrícolas”, es una de las principales conclusiones del informe de Desarrollo Rural 2016, del FIDA, según una nota de prensa en español.

De los sesenta países estudiados, 32 mostraron una rápida transformación del modelo productivo a nivel estructural o rural y redujeron a la vez sus tasas de pobreza en el campo a una velocidad mayor que la media de sus regiones.

Otra de las conclusiones es que “hoy en día crear puestos de trabajo es tan importante como impulsar el crecimiento”.

Además: Campesinos crean negocios para reducir la pobreza

El estudio sostiene que “si los gobiernos quieren eliminar la pobreza, necesitan adaptar las políticas e inversiones a un efecto transformador en las zonas rurales de los países en desarrollo”.

“Las transformaciones rurales no suceden por sí solas, necesitan ser generadas. Debe haber decisiones políticas, instituciones diseñadas de acuerdo a las realidades territoriales e inversión”, dijo a Efe la especialista del FIDA y coordinadora del informe Constanza di Nucci.

FIDA hace énfasis en que la agricultura sigue siendo un sector vital para el desarrollo económico. “Los líderes mundiales necesitan expandir e intensificar las economías rurales basadas en la agricultura por medio de inversiones destinadas a desarrollar agroindustrias modernas”, sostiene la nota de prensa.

Di Nucci subrayó que no se puede separar el desarrollo rural de las grandes transformaciones a nivel económico, como tampoco mantener todavía la dicotomía entre el campo y la ciudad.

Por otra parte, la nota de prensa destaca que el acceso a financiamiento y la disponibilidad de servicios financieros son elementos decisivos para garantizar la sostenibilidad de la transformación de los hogares rurales. Unas 2,000 millones de personas no pueden acceder a servicios financieros regulados a nivel mundial, señala el informe, y el 73% de las personas pobres no poseen una cuenta bancaria.

También: Fideg: pobreza en Nicaragua con tendencia a la baja

América Latina

En América Latina, Brasil, Chile y Uruguay destacaron por combinar las transformaciones estructurales y rurales, convergiendo así los avances en productividad e inclusión social, si bien hay importantes sectores de la población como los indígenas que se han quedado atrás en ese proceso.

El estudio refiere que los países de esta región tienen diversos patrones de transformación estructural y rural, con diferentes grados de inclusión social.

“En la lógica de la transformación estructural, la agricultura debe disminuir su participación en la economía, mientras que la manufactura y los servicios crecen. Durante 2000-2012 la participación de la agricultura en la economía de América Latina y el Caribe en efecto tuvo una disminución del 6%, pero algunos países se ‘reagriculturalizaron’ durante el período de la bonanza de los commodities: El Salvador, Paraguay, Nicaragua y Uruguay”, señala el informe.

Recientemente, Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, afirmó que la participación del sector agrícola en el Producto Interno Bruto (PIB) del país debería ir bajando como producto de la industrialización o transformación productiva, pero en Nicaragua no ha pasado eso como en los otros países de América Central.

Te interea: Exportaciones en positivo

“Se ha mantenido constante o incluso se ha incrementado levemente”, dijo Chamorro, enfatizando en que no ha habido la mencionada y deseada transformación productiva en el país.

En relación con América Latina y el Caribe, el estudio se pregunta ¿por qué la mayoría de los países no tienen una transformación más rápido, de manera que saquen a las personas rurales de la pobreza? Y responde con estas hipótesis: La agricultura no ha aumentado su productividad suficientemente en la mayoría de los países; otros sectores de la economía no han generado suficientes empleos de alta productividad en todos los países, y el crecimiento económico rural y de inclusión social sigue muy concentrado en determinados territorios y grupos, lo que resulta en bajas elasticidades de crecimiento. 

En todo el mundo, según el informe, los ingresos de 2,500 millones de personas siguen dependiendo directamente de pequeñas explotaciones rurales que producen el 80% de los alimentos consumidos en Asia y África subsahariana. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus