•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Falta un poco más de un mes para que termine la cosecha de pitahaya.

Según Will Burke, CEO y fundador de la empresa BASA Burke Agro, ha sido un mejor año para este rubro, en comparación con los años anteriores, cuando la producción resultó afectada por la irregularidad del invierno.

BASA Burke Agro es una empresa establecida en San Marcos (Carazo) y se dedica al acopio de frutas frescas, al procesamiento y exportación de frutas deshidratadas y pulpa de pitahaya.
Según Burke, este año acopiarán aproximadamente 1,500 toneladas de pitahayas frescas en toda la cosecha.

Por otro lado, Carlos Barrios, gerente de operaciones de la Finca El Socorro, en La Concepción (Masaya), dijo que desde finales de agosto igualaron la producción de pitahaya del año pasado: más de 500,000 libras, por lo que, acotó, entre los meses de septiembre y octubre superarán con creces lo producido en el 2015.

La producción en esa finca, la que más exporta pitahaya como fruta fresca a Estados Unidos, ha ido creciendo, como producto de las mejoras que le han hecho desde el 2013, contó Barrios. En ese año solo producía alrededor de 200,000 libras.

Acopio más regular

William Burke, de origen estadounidense, explicó vía telefónica a El Nuevo Diario que “las flotas de pitahaya esta vez llegaron con más consistencia a la empresa”. “El año pasado, como producto de la sequía, el acopio fue más irregular”, comentó, haciendo ver que eso indica que el producto salió beneficiado con este invierno.

Por su parte, Donald López, responsable del área de acopio de BASA Burke Agro, explicó también que “la pitahaya es un cultivo bien bondadoso” frente a la variabilidad del clima, pero “resintió la falta de lluvias en los inviernos de 2014 y 2015”.

En tanto, Barrios especificó que el cultivo ha resentido las altas temperaturas.
López explicó que la regularidad en la cosecha permite ajustar mejor los procesos de acopio y de procesamiento en la empresa.

Cuando la pitahaya madura muy rápido, provoca sacar la producción rápidamente y se necesita un mayor esfuerzo en los procesos de acopio y procesamiento en fábrica, acotó el responsable del área de acopio de BASA Burke Agro.

Destacó además que este año la producción de esa fruta tropical ha sido mejor, tanto en cantidad, como en calidad.

Explicó que la empresa selecciona las frutas en dos categorías: la categoría uno, donde se encuentran las pitahayas de 350 gramos a 1,000 gramos; y la categoría dos, de las pitahayas de 150 gramos a 349 gramos.

“Este año se ha acopiado un 70% de categoría uno, mientras que el año pasado el acopio se repartió un 50% de pitahaya categoría uno y el otro 50% de categoría dos”, refirió López.

La empresa BASA Burke Agro trabaja de la mano con 350 pequeños productores, los que tienen certificación orgánica, y son procedentes de San Juan de la Concepción, El Crucero y Ticuantepe. Según Burke, cada productor tiene, en promedio, una manzana de tierra con pitahaya.

Este año, de acuerdo con López, la empresa ha conseguido en promedio un acopio de 20,000 cajillas de pitahayas por mes, desde junio pasado, cuando comenzó la cosecha. La empresa espera que la cosecha finalice en octubre próximo.

Futuro

Aunque no se conocen datos oficiales de este rubro, Donald López considera que en los últimos tres años ha habido un crecimiento de entre un 25% y un 30% en el cultivo de pitahaya en el país.

Por su parte, Carlos Barrios considera que hay un buen futuro para la pitahaya nicaragüense, en vista de que hay varios mercados internacionales que demandan ese producto. “Siempre dejamos al mercado con sed”, expresó.

“Nuestro principal mercado (como empresa) es Estados Unidos, pero hay oportunidades en Europa”, anotó el gerente de operaciones de la finca El Socorro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus