•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos meses atrás, afloraron los desacuerdos sobre la inflación en la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y cuando el martes y miércoles revise las tasas de interés la expectativa es que por sexta vez, las mantenga intactas.

Desde la reunión del Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) hace siete semanas, la economía estadounidense parece estar más débil de lo que esperaba entonces la presidenta de la Fed, Janet Yellen, cuando dijo que la posibilidad de un aumento de tasas se había "fortalecido".

En índice de precios de los fabricantes se estancó en agosto y las ventas minoristas se enlentecieron ese mes tras una estabilización en julio. Las señales de inflación son mínimas.

La tasa directriz de Estados Unidos ha sido casi nula durante una década para estimular a la economía. Los "halcones" de la Fed creen que aumentarlas pronto evitará el recalentamiento de la economía, mientras que las "palomas" temen interrumpir la lenta recuperación de Estados Unidos.

"Quizás las palomas le están ganando a los halcones, pero los datos apoyan la idea de mantenerlas sin cambios", dijo Jared Bernstein, exasesor económico del vicepresidente Joe Biden.

Otros bancos centrales importantes también están luchando contra el débil crecimiento. También el martes y miércoles, el Banco de Japón se reunirá para revisar sus hasta ahora estériles estímulos económicos. 

Al mantener las tasas entre 0.25% y 0.50%, la Fed podría enviar señales de que se aproxima un incremento en los próximos meses.

Pero al acercarse la nueva reunión del FOMC, sus miembros se mostraron públicamente divididos sobre lo que habría que hacer.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus