EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las reservas de petróleo de Estados Unidos bajaron la semana pasada en 6.2 millones de barriles, hasta los 504.6 millones, aunque siguen a niveles históricamente altos para esta época del año.

Los analistas habían previsto un descenso aún mayor en las reservas, de 7.5 millones de barriles. Al conocerse los datos, correspondientes a la semana que concluyó el 16 de septiembre, el precio del barril West Texas para la venta en noviembre subió un 1.27%, hasta los 43.85 dólares.

Las importaciones medias de crudo en las cuatro últimas semanas fueron de 8,089 millones de barriles diarios, un 9% por encima del mismo período del año anterior.

Los inventarios de gasolina decrecieron en 3.2 millones de barriles la semana pasada, hasta los 225.2 millones, y siguen por encima de la horquilla media habitual.

Por su lado, los inventarios de combustible destilado, que incluyen el diesel y el gasóleo de calefacción, aumentaron en 2.2 millones de barriles, hasta los 165 millones.

Las refinerías operaron al 92% de su capacidad instalada, por debajo del 92.9% de la semana precedente.

El dato total de reservas del petróleo, incluida la reserva estratégica, que se mantuvo en 695.1 millones de barriles, fue de 2,086 millones de barriles, con un descenso del 0.4%.

Con fuerza en Londres

El precio del petróleo confirmó su fuerza ayer en el mercado londinense al finalizar las transacciones tras la caída inesperada de las reservas en Estados Unidos.

Al cierre, el barril de crudo Brent del mar del Norte para entrega en noviembre vendía a 46.82 dólares en el mercado londinense, o sea, con un alza de 94 centavos respecto al cierre del martes.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex) el barril de "light sweet crude" (WTI), también para noviembre en su primer día como contrato de referencia, se situaba con un alza de 1.15 dólares, a 45.20 dólares.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus