•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Reserva Federal (Fed) mantuvo ayer intactas por sexta vez consecutiva sus tasas de interés y dijo estar a la espera de nuevas señales de fortalecimiento de la economía de Estados Unidos.

Aunque reconoció un aumento de la actividad desde el lento primer semestre del año, el comité monetario de la Fed (FOMC) encontró persistentes síntomas de debilidad y redujo a 1.8% desde 2% su previsión de crecimiento del PIB en 2016.

Aun así, el comité también mostró confianza en que la economía seguirá creciendo en el segundo semestre e indicó que prevé un aumento de las tasas antes de fin de 2016.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, afirmó que se había optado "por esperar a una mayor evidencia" de mejoría para llevar a cabo un alza de tipos de interés, pese a que reconoció el "repunte" en el crecimiento económico y los sostenidos "progresos" en el mercado laboral.

"Hemos optado por esperar a una mayor evidencia para continuar" con el ajuste monetario, dijo Yellen ayer en la rueda de prensa, minutos después de que la Fed anunciara su decisión de mantener sin cambios los tipos de interés en el rango actual de entre el 0.25% y el 0.50%.

Yellen agregó que no se ven "señales de sobrecalentamiento", por lo que la economía estadounidense "aún cuenta con un poco de espacio para recorrer".

Ajuste monetario

Para la presidenta de la Fed, si las condiciones actuales se mantienen, es posible que se produzca un nuevo ajuste monetario "antes de final de año".

Datos recientes "indican que el mercado de trabajo sigue fortaleciéndose y la actividad económica ha aumentado desde sus modesto ritmo en la primera mitad de este año", dijo el FOMC en su comunicado.

"Aunque la tasa de desempleo ha cambiado poco en los últimos meses, la incorporación de nuevos puestos de trabajo es sólida", añadió.

No obstante, asevera, se precisan más muestras de que la economía se encamina hacia el pleno empleo en tanto la tasa de desocupación está en 4.9% y la inflación se orienta hacia la meta de 2%.

Esperar

"El comité considera que el marco para un aumento de las tasas se ha fortalecido pero decidió, por el momento, esperar nuevas evidencias sobre el progreso hacia los objetivos", dice el comunicado de la Fed.

Esa decisión mantiene las tasas estadounidenses entre 0.25% y 0.50% y en consecuencia en niveles ultrabajos. No obstante, son más altas que las tasas negativas aplicadas por el Banco Central Europeo y el Banco de Japón.

De todas formas, las tasas estadounidenses permanecen por debajo de lo que la Fed vislumbraba a comienzos de año.

División

Tras su reunión de dos días, el comité mostró la mayor división interna desde diciembre de 2014, ya que tres de sus 10 miembros se pronunciaron en favor de subir los intereses.

"La Fed dejó las tasas en modo de espera pero estalló la guerra interna", comentó Ian Shpeherdson de Pantheon Macroeconomics.

Sin embargo, consideró que el comunicado es "claramente más osado que el de julio" al augurar un aumento de las tasas en diciembre.

Sobre la división interna que muestra que la decisión de mantenerlos tipos se tomara con siete votos a favor y tres en contra, restó importancia a este hecho y señaló que es positivo que "existan diversas opiniones" en el seno de la institución. 

Se trata de la primera vez desde 2014 que una decisión monetaria se toma con tal número de votos en contra. A su vez, Yellen rechazó la acusación por parte del candidato republicano Donald Trump de que la Fed está postergando la subida de tipos de interés a que se celebren las elecciones presidenciales el próximo 8 de noviembre.

"No discutimos de política en nuestros encuentros y no tomamos en cuenta la política a la hora de tomar nuestras decisiones", subrayó Yellen.

La Fed subió los tipos de interés en diciembre de 2015 por primera vez en más de 9 años con la esperanza de que el terreno estuviera suficientemente sólido como para empezar a retirar gradualmente ese estímulo a la economía aplicado desde la recesión de 2008/2009.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus