•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las principales voces del sector privado y los especialistas en economía expresaron ayer su preocupación por la aprobación en el Congreso en Estados Unidos, de la ley Nicaragua Investment Conditionality Act (NICA), también conocida como Nica Act, la cual condiciona los préstamos al gobierno nicaragüense.

El sector privado nicaragüense advierte que de conseguir esa ley un respaldo del Senado, tendrá un grave impacto en la economía de este país.

El presidente del Consejo Superior de la empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, se refirió al tema con preocupación.

“Cuando se dan ese tipo de decisiones, que los congresistas las dirigen obviamente no en contra del pueblo sino del Gobierno, el resultado es lo contrario, el efecto es contra el pueblo y no del Gobierno”, subrayó.

“Desde el sector privado, vamos a seguir haciendo, hasta donde la estabilidad política nos deje, los esfuerzos para seguir trayendo inversión, generando empleo y buscando el crecimiento económico, pero fuimos claros en señalar que si no hay estabilidad política es muy difícil que estos resultados que se han logrado se mantengan”, agregó el último miércoles el dirigente empresarial.

Buscar opciones

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) lamentó la decisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que aprobó por unanimidad el proyecto de ley para condicionar los préstamos de instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial (BM) y Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta que se celebren unas elecciones "libres, justas y transparentes".

“Es lamentable que hayamos llegado a esta situación y que el Congreso de Estados Unidos haya tenido que aprobar esta ley y de forma unánime", señaló ayer el titular de AmCham, Roberto Sansón Caldera.

Para el presidente de AmCham, la decisión del Congreso de EE.UU. "es una gran alarma que nos debe preocupar muchísimo y amerita que se busquen acciones para remediar la imagen y la percepción" que se tiene del Gobierno de Nicaragua en Washington.

Según el dirigente empresarial, Nicaragua está "teniendo una crisis de imagen en el exterior, provocada por las acciones de los últimos meses en el país, independientemente de la justificación que hayan o no de esas acciones".

Preocupa rapidez

"Nos tiene que llamar la atención la unanimidad de la aprobación y la rapidez con que se pasó esta ley. Eso es un signo alarmante", continuó Sansón Caldera, quien instó al Gobierno a tomar el caso "muy en serio" y "como una campanada".

El proyecto de ley, presentado por la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen, deberá pasar ahora al Senado, donde es promovida por el senador texano y exaspirante a la candidatura presidencial republicana Ted Cruz.

El proyecto de ley tiene como fin hacer que la administración del presidente Barack Obama se oponga a la concesión de préstamos al Gobierno de Nicaragua, exceptuando los destinados a satisfacer las necesidades básicas humanas.

Según el Informe de Cooperación Oficial Externa del Banco Central de Nicaragua, el país recibió en 2015, créditos por 295.7 millones de dólares del BM y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

CEN: Terremoto

El presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN), César Zamora, tildó la aprobación de la ley como un terremoto que hasta el momento no ha causado daños, pero llamó a estar “expectantes a las réplicas” que pueda generar si el Senado también respalda la legislación.

“Esto es un terremoto que no ha destruido nada, pero hay que estar expectantes a las réplicas, no se esperaba que fuera tan rápido, se esperaba que esto pasara después del proceso electoral de Estados Unidos”, compartió Zamora, quien lamentó que la decisión vaya a tener un impacto en la economía.

A su criterio, los más afectados serán los más pobres y considera que al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, le será imposible vetar la ley.  

“Puede ser que por lo que hemos visto, esto sí pasará en los próximos ocho días al Senado, si es así, no hay forma que el presidente la pueda vetar”, lamentó.

El presidente de la CEN exhortó al Gobierno de Nicaragua y Estados Unidos a la cordura, reflexión y a la acción.

“Se nos vino demasiado rápido. Hay que empezar a trabajar, a construir escaleras tanto con el gobierno de Nicaragua como el de Estados Unidos”.

Efecto total

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), fue otro de los representantes del sector privado nicaragüense que se mostró preocupado este jueves por la decisión tomada por el congreso estadounidense. 

“Ahora definitivamente nos crea una preocupación de que el Congreso de Estados Unidos haya aprobado esta iniciativa de ley, porque vendría a afectar no solo a las instancias de Gobierno (nicaragüense), sino también a todos los nicaragüenses”, expresó Healy en las oficinas de Upanic. 

“Una medida como esta de que no podamos acceder a los préstamos que están aprobados, podría afectar la producción nacional, porque estos fondos que son para crear infraestructura, para facilitar la salida de la producción”, agregó el representante del sector agropecuario.

“Tengo entendido que hoy por hoy están en la tubería alrededor de US$300 millones. Es lo que yo leí la vez pasada que estaba en tubería. Eso es prácticamente lo que sería afectado, que vuelvo a insistir es para infraestructura, para mejoramiento de caminos, para que nosotros tengamos más facilidad para sacar nuestros productos”, enfatizó.

Cámara de Industrias analiza efectos

POSICIÓN• Juan Carlos Amador, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), aseveró que la iniciativa que aprobó la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos y que impediría a Nicaragua el acceso a fondos internacionales, no solo afectaría al sector industrial, sino que a todo el país.

“Desde el sector privado, estamos analizando cuáles van a ser las repercusiones, pero definitivamente nos tiene preocupados”, declaró Amador, vía telefónica a El Nuevo Diario.

Según Amador, en el sector privado se está analizando el tema con “mucha prudencia”, aunque falta un proceso para que sea aprobado por el senado. Agregó que “quisiéramos conocer cuáles podrían ser realmente los impactos con mayores detalles, para poder pronunciarnos, pero es un tema que tiene muy preocupado al sector empresarial”, concluyó Amador.

Para Amador, de  Cadin y Zamora, de CEN, la medida es una especie de condicionante, “como lo fue el waiver en su momento”, ejemplificaron. 

296 millones de dólares aprobaron el año pasado el BID y el Banco Mundial a Nicaragua. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus