Alvaro Ulises Jaime Solís
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la mudanza de oficinas de SPC Internacional, nos dedicamos a buscar proveedores de mobiliario y accesorios de oficina para hacer remodelaciones interesantes, a la medida y al gusto de cada colaborador. La única condición era que permitieran pagar con una tarjeta de crédito corporativa central. Nos encontramos con excelentes empresas, materiales, marcas y acabados de calidad. Tristemente con un sistema de pago encasillado a lo tradicional, cheques, efectivo y tarjeta de crédito presencial. Con varios de los proveedores fue un suplicio que aceptaran una tarjeta que no es presencial. Luego de dos semanas de trámite usamos los métodos tradicionales. Ni qué decir con algunos proveedores que tenían excelente calidad, pero ni siquiera contaban con un sistema de pago con tarjetas de crédito.

Seguro que si estás leyendo este artículo te resulte familiar pensar en aquel mueble lindo que vistes allá en camino de los pueblos blancos, pero como solo andabas tarjeta de crédito te perdiste la oportunidad de comprarlo. ¿O se perdió la oportunidad de venderlo? Y quizás a un mejor precio.  Tal vez la pienses mucho cuando llamas por telepagos para cancelar la energía eléctrica, el agua o el teléfono y te preguntan todos los detalles de tu tarjeta de crédito o débito. ¿Quién garantiza que no hay un malintencionado que ocupará tu tarjeta para hacer transacciones fraudulentas? ¡Ah! entonces te va a decir el banco, para eso está el seguro (entiéndase otra línea de negocio) que usted misma paga (y que cubre un porcentaje no la totalidad). 

Tanto obstáculo para hacer un pago simple o darse un capricho. Hace muchos años llegaron los sitios de negocio en línea, como Amazon, eBay, y revolucionaron la forma de compra. Muchos comercios siguieron sus pasos, las barreras geográficas se rompieron. En Nicaragua aun trabajamos con la escuela antigua. Es increíble como este año una compañía como Wal-Mart anunció públicamente que cerraría más de 260 tiendas en todo el mundo porque necesita hacerse más ágil y eficiente: en Navidad del 2015 sus ventas en tienda bajaron, en cambio las ventas en línea subieron, pero aun así decreció y las compras en línea no compensaron la caída. Ahora hay más competencia que ofrece productos remotos, sin gastar combustible, tiempo y evitando intermediarios. Todo esto es posible gracias a la tecnología y a la forma de pago con servidores seguros. Una empresa no tiene que gastarse un ojo y un oído para tener disponible este tipo de pagos. En Nicaragua hay muchos ingenieros capaces de diseñar una página web, una tienda virtual interactiva y dinámica en la que pueda colocar productos y cobros a mi antojo. Y por separado se puede contratar un servicio de pagos en línea, seguros, sin una persona de por medio, sin que me pregunte hasta el color de calcetín que ando y más rápido y controlable.  Hay motores de pago como 2checkout.com, wepay.com y muchos otros que pueden prestar el servicio y nunca más te vas a limitar en vender o comprar. Empresario evoluciones, migre, salga de esa casilla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus