•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reunión informal que la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) celebrará este miércoles en Argel podría devenir en una sesión extraordinaria y servir para adoptar una decisión sobre los asuntos más acuciantes del sector petrolero, reveló este fin de semana el ministro argelino de Energía, Nureddín Bouterfa.

En una rueda de prensa, el titular sostuvo, además, que los 14 miembros de la OPEP están ya de acuerdo en la obligación de recuperar lo antes posible la estabilidad en el mercado, y que solo difieren aún en los mecanismos para lograr este objetivo.

"Todos los países estamos de acuerdo en que esta situación no es sostenible, y en la necesidad de la estabilización, pero debemos hallar una fórmula que beneficie a todos y esto será responsabilidad de cada país", indicó el ministro.

En opinión de Bouterfa, es evidente que el problema reside en que existe un desequilibrio "neto" entre la oferta y la demanda de crudo -en favor de la primera- por lo que una de las mejores soluciones para elevar el precio del barril, como desean la mayoría, sería congelar la producción.

Por esta "superabundancia de petróleo en el mercado, los países de la OPEP -que ponen a la venta diariamente 33.4 millones de barriles- pierden cada día entre 300 y 500 millones de dólares", señaló.

"Somos flexibles sobre la cuestión de congelar la producción, el papel (de Argelia) es reunir a las partes, y es la OPEP la que está condenada a tomar una decisión" definitiva que permita empujar los precios al alza, subrayó.

Señales positivas

A este respecto, Bouterfa no descartó que la reunión informal o consultiva de Argelia -que se celebra al margen del XXV Foro Internacional de la Energía- "se convierta en una sesión extraordinaria en la apertura", en la que se avance en decisiones de importante calado.

Y aseguró que tanto Irán como Arabia Saudí, países con intereses divergentes que han agudizado este pulso en el seno de la OPEP, han enviado "señales positivas" de que podrían ceder en sus posiciones y aceptar una congelación a corto plazo.

"Arabia Saudí está lista para congelar la producción en el nivel de enero", lo que supondría recortar en torno a 500,000 barriles diarios, aseguró Bouterfa, quien consideró esta supuesta oferta de Riad "un paso interesante".

Las discusiones se centran ahora en convencer de ello también a los grandes productores externos, en particular a Rusia, ya que un barril de crudo en torno a 60 dólares permitiría retomar la inversión y beneficiar así tanto a los propios productores como a los consumidores, opinó.

"Me siento muy optimista sobre la posibilidad de que los miembros de la OPEP alcancemos un acuerdo de consenso que restablezca la estabilidad en este mercado de toboganes", concluyó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus