END
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El problema de elegir un vehículo familiar es que cada miembro de la familia quiere algo diferente. Por ejemplo, papá quiere algo asequible y con estilo, mamá busca algo práctico y seguro y los niños algo bien equipado con aparatos de entretenimiento tecnológico. Por suerte, hoy en día hay productos que se ajustan muy bien a todos estos requisitos, dice Arnulfo García, experto en talleres de mecánica.

Y es que, todos quieren encontrar el vehículo perfecto, no importa si es el primer hijo el que está en camino o si hace tiempo la familia se creció. Cada persona tendrá una opinión diferente al momento de la decisión de adquirir su vehículo nuevo, por eso con ayuda de García, te damos algunas ideas de vehículos que podés considerar para que tu elección sea fructífera.

A la hora de elegir el tipo de vehículo, lo más importante es tener una mente abierta, indica García. A veces es difícil no enamorarse de un carro concreto, pero no hay que limitar las opciones demasiado pronto, pues hay muchas marcas y distribuidores dispuestos a ofrecer descuentos jugosos en sus modelos.

Monovolúmenes

Hoy en día parece que tener familia es sinónimo de conducir un monovolumen, y  está bien si eso es lo que realmente necesitás, porque estos tipos de vehículos ofrecen más espacio y una mayor comodidad en los viajes familiares, sin agobios a la hora de cargar el maletero, sobretodo. Hay monovolúmenes pequeños, los cuales son la mejor alternativa para moverse por la ciudad con niños.

Otros son los monovolúmenes compactos, basados en los carros compactos, estos ofrecen propiedades de un monovolumen (altura y comodidad para sentar a los niños) en un espacio más comprimido. Son el aliado perfecto de las familias urbanas con dos hijos o menos, aunque no tienen el aplomo en carretera de un sedán a la hora de realizar un viaje largo. Po último, los monovolúmenes grandes son ideales para las familias que tienen más de tres hijos, esta alternativa ofrece un extra de comodidad.

Sedanes

Se trata de las típicas berlinas de tres cuerpos de toda la vida. Han estado un poco subestimados en los últimos años, pero siguen siendo vehículos muy cómodos y seguros. Los sedanes familiares compactos, son las carrocerías más interesantes, pues cuentan con un buen comportamiento dinámico, espacio suficiente para cuatro pasajeros y si tenés un segundo niño no te vas a encontrar con que el maletero de tu compacto no es suficiente para todos los objetos que acarrea un bebé.

Los sedanes familiares medios ganan aplomo en carretera y algo de maletero, pero en ciudad pierden agilidad respecto a los otros tipos de sedanes. Los sedanes familiares grandes se encuentran solo en marcas premium y son  vehículos excelentes, lujosos y prácticos, pero muy caros. Por su parte, los crossover familiar, son vehículos con carrocería familiar y todas sus ventajas, pero con aptitudes para salir del asfalto.

Suv y todoterreno

Se han multiplicado como las setas últimamente, sobre todo aquellos sin demasiadas capacidades para salir de carreteras pavimentadas (llamados SUV o todocamino). Se gana en estética, altura y tamaño, pero podrías gastar más en combustible y ruedas. Son el eterno favorito de muchas madres, ya que su tamaño da una falsa sensación de seguridad.

Hay una regla física irrefutable: a más altura y más peso, el centro de gravedad del vehículo está más alto. Habrá más inercias que provoquen más vuelcos o pérdida del control de la parte trasera en curvas que en una berlina, tené esto presente. El SUV compacto está de moda, y los últimos modelos van ganando en habitabilidad y maletero, siguiéndoles por detrás de los monovolúmenes compactos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus