•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hace falta ser mecánicos para interesarnos en el funcionamiento de nuestro vehículo y una de las cosas que tenemos que mantener bajo control es el radiador, sobre todo si vamos a recorrer grandes distancias. El instrumento encargado de mantener la temperatura adecuada, a fin de que el carro no se recaliente cuando esté en marcha. Si esto sucede, no solo el radiador sino otras partes del automóvil pueden resultar afectadas, por lo que es bueno estar alerta para detectar estos problemas cuanto antes.

Mantenimiento

El radiador puede utilizar agua o un líquido refrigerante y esto dependerá de cómo fue fabricado, es decir, se especifica en las instrucciones. Este líquido refrigerante, conocido también como “coolant” debe durar aproximadamente dos años o sesenta/setenta mil kilómetros.

En cuanto a las mezclas de agua y coolant, no siempre son recomendadas. Es mejor utilizar lo que su auto lleva de fábrica. Sin embargo, ante una emergencia como vararse en la carretera, puede recurrir al agua si es lo único que tiene a la mano.

Más allá de la molestia que supone no poder calentar el habitáculo en caso de un funcionamiento incorrecto, un radiador de calefacción dañado puede provocar otros daños en el motor.

De hecho, un radiador de calefacción está sometido a importantes fuerzas térmicas y de presión, que pueden provocar una fuga con el paso del tiempo. En este caso, la fuga supone una pérdida del líquido de refrigeración que provocará una pérdida de eficacia importante del sistema de refrigeración. Esta fuga puede suponer daños importantes en el motor.

El radiador de calefacción también puede obstruirse parcialmente a causa de un mantenimiento deficiente del circuito de refrigeración (líquido de refrigeración inadecuado, no renovación del líquido de refrigeración en los periodos correspondientes, etc.).

¿Cuándo cambiar un radiador de calefacción?

Al no ser una pieza de desgaste y siendo difícil el acceso hasta él, el radiador de calefacción nunca se controla durante el mantenimiento del vehículo.

Sin embargo, es posible identificar un problema en el mismo. De hecho, una fuga en el radiador de calefacción puede provocar una fuerte condensación en el habitáculo y la presencia de líquido de refrigeración en la moqueta del suelo, así como un olor particular al poner en marcha el sistema de ventilación.

Si el radiador está obstruido, calentará poco o nada en absoluto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus