MGR. Theódulo Báez Arguello
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es el procedimiento mediante el cual se determina la renta neta sujeta a la aplicación del IR Anual de Actividades Económicas, a partir de la utilidad o pérdida del ejercicio contable, según los libros del contribuyente y de conformidad con el marco de referencia de información financiera (PCGA/NIIF). Se realiza en forma de una cédula o reporte que concentre las explicaciones detalladas del caso.

La conciliación fiscal es necesaria, puesto que los ingresos y gastos reconocidos contablemente con base en las hipótesis de devengo o acumulación y en los criterios de las NIIF Integrales o NIIF PYME difieren de los que se consideran disponibles para fines de la Ley Concertación Tributaria (LCT), por lo cual es necesario ajustar el resultado contable para adecuarlo a las disposiciones de la ley.

La LCT establece normas que difieren de las contables, en relación con el momento en que los ingresos, costos y gastos son reconocidos. También la norma tributaria define exenciones, exoneraciones, deducciones extraordinarias, prohibiciones, límites y condiciones para el reconocimiento de los conceptos determinantes de la renta neta de Actividades Económicas. De igual manera, algunas rentas están sujetas a retenciones definitivas o tasas proporcionales, por lo cual deben excluirse a fin de determinar la utilidad gravable sujeta a las tarifas de la ley.

De acuerdo con lo antes señalado, ingresos tales como sumas recibidas por concepto de seguros de incendio de inventario, las rentas de capital (dividendos, intereses, arrendamientos, patentes, derechos sobre programas informáticos, entre otros), así como las ganancias de capital (enajenación de activos, donaciones, apuestas, herencias y cualquier otro ingreso similar), deben excluirse de los ingresos para efectos de la Declaración de IR Anual de Actividades Económicas. Estos conceptos pueden consultarse en los artículos 15, 34 y 37 de la LCT.

Asimismo, existen gastos cuya deducción es taxativamente prohibida, según el artículo 43 de la LCT. A manera de ejemplo citamos algunos: gastos de períodos anteriores, gastos sujetos a retención de IR donde esta no haya sido enterada, impuestos y retenciones asumidas por cuenta de terceros. Asimismo, son no deducibles los gastos vinculados a la generación de rentas de capital y ganancias y pérdidas de capital.

No obstante, es necesario considerar las siguientes particularidades:

Los contribuyentes con ingresos brutos de hasta C$12,000,000 deben liquidar su IR con base en el flujo de efectivo, esto es, ingresos percibidos y gastos pagados. Además, la depreciación de activos adquiridos durante el período fiscal es inmediata en un 100%.

Si las rentas de capital y ganancias y pérdidas de capital superan al 40% de las rentas de actividades económicas, estas deberán integrarse como rentas de actividades económicas e incluirlas en la Declaración de IR Anual como ingresos gravados.

Las instituciones financieras reguladas o no por las autoridades competentes (Siboif y Conami) deben siempre integrar sus rentas de capital y ganancias y pérdidas de capital como rentas de actividades económicas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus