•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Nica Act, un proyecto de ley hasta hoy solo aprobado por la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos, podría afectar el crecimiento económico de Nicaragua si llegara a ser aprobada por el Senado y promulgada por el presidente de ese país, pronosticó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

La ley fue propuesta por congresistas republicanos para presionar al gobierno de Nicaragua en temas relacionados con el fortalecimiento de la democracia del país, y aún sin estar aprobada puede ocasionar cambios en las estrategias empresariales en este país, con efectos inmediatos en la economía nacional, explicó el director de Funides, Juan Sebastián Chamorro.

El impacto real de la ley, en algunos escenarios, podría afectar el crecimiento de la economía nicaragüense entre 1 y 1.5 puntos porcentuales, por debajo del 4.5%, que es el escenario base.
Funides sugiere buscar la disminución de esos efectos para garantizar que el país siga por la senda del crecimiento económico, y para lograrlo se requeriría realizar acciones encaminadas al fortalecimiento institucional y del estado de derecho.

Entre las acciones serían mejorar la credibilidad del proceso electoral y fortalecer la independencia de los poderes del Estado, explicó Funides.

ESCENARIOS

Chamorro enumeró tres posibles escenarios a los que se enfrentaría Nicaragua, de aprobarse la Nica Act, la cual condicionaría los préstamos al gobierno nicaragüense.

En el escenario base, “se mantienen todos los factores constantes (no se aprueba la ley ni genera expectativas adversas a los inversionistas)”.

En el segundo escenario solo tendría un efecto indirecto, “no se aprueba la Nica Act pero se generan expectativas económicas adversas en los inversionistas”.

Y en el último, con efectos directos e indirectos “se  aprueba la Nica Act, afecta al sector público pero además genera expectativas adversas en los inversionistas”, dijo el director de Funides ante empresarios nicaragüenses.

Si ocurriera una caída de las inversiones entre 5 y 10 por ciento, bajarían los ingresos fiscales y los niveles de gastos se verían afectados, advirtió.

“Estamos hablando de efectos que no serían visibles en 2016, tampoco en 2017, sino que se podrían ir viendo en la tubería de proyectos que están en formulación, en concepto de ideas, no hay efectos que en 2016 vayan a hacer un impacto difícil, de hecho mantenemos las proyecciones de crecimiento para este año”, afirmó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus