•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es un país que recibe gran cantidad de remesas que benefician el Producto Interno Bruto (PIB) del país, sin embargo, detrás de cada envío de remesa se esconde una historia.
Según Eduardo Baumeister en su libro “Migración Internacional y Desarrollo en Nicaragua” del 2006, durante los años setenta menos del 2% de la población nicaragüense residía en el exterior, mientras que en 2000 el porcentaje alcanzaba casi un 10%.

El economista Mario Arana menciona que existen tres países de mayor destino para los migrantes nicaragüenses, “en el caso nuestro el flujo migratorio es a Costa Rica, especialmente a Estados Unidos, a España en menor medida, que son los tres grandes países en donde hay mayor número de nicaragüenses”, aduce.

Para Ana María Detrinidad, geógrafa de la UNAN-Managua, la migración de nicaragüenses a otros países son movimientos que se dan de manera más permanente “porque la población generalmente se ve obligada a migrar por condiciones económicas, para mejorar la situación económica de sus familias”, menciona.

Detrinidad destaca que “la migración es un fenómeno casi inevitable pero que sí se puede reducir un poco dependiendo las políticas que se apliquen en el país”.

De igual manera, el economista Mario Arana menciona que “en algunos países lo que se hace es buscar incentivos para tratar de atraerlos de regreso al país”.

Juan Carlos Manzanares es uno de los muchos nicaragüenses que emigró hacia Costa Rica en busca de mejores oportunidades, tratando de mejorar la calidad de vida de su familia y recoger dinero para poder realizar algunas inversiones.

DIFICULTADES

“Según algunos datos, los nicaragüenses que emigran a otros países, por el problema que tenemos de la calidad de la educación nuestra, no puede optar a muchos cargos públicos u otros tipos de oficios parecidos”, menciona Ana Detrinidad.

Una de las principales dificultades de los migrantes es no tener espacios de empleos o trabajos bien remunerados, por lo cual, deciden marcharse a otros países “realmente la gente migra porque busca mejores alternativas de vida, ese es prácticamente nuestro caso porque puede ser que tengan mejores empleos, mejor remunerados fuera de Nicaragua” asegura el economista Mario Arana.

“Hay una fuga de cerebros, es decir, de clases de profesionales que es una realidad y eso ha pasado en diferentes etapas, en diferentes épocas, se habla de un número de profesionales de alrededor de 30 mil que pudieran estar fuera”, añade Arana.

“Cuando yo estaba allá, me salió un trabajo muy duro, trabajé en agricultura, trabajé en construcción, básicamente esos fueron los trabajos que yo hice, se pasan muchas experiencias porque nos miran como objetos inválidos”, narra Manzanares.

Los migrantes presentan diferentes dificultades al momento de salir del país y entrar al otro, “Tienen problemas, primeramente de adaptación y teniendo en cuenta de que los primeros meses, al no tener a nadie con quien contar, en realidad son bastante precarias las condiciones en las que llegan al emigrar”, asegura la geógrafa Detrinidad.

“Estuve año y medio y nunca pude legalizarme porque es muy difícil porque a uno lo miran diferente, a veces la gente cree que si ya te legalizás vas a ser como un originario de allá pero nunca te ven igual”, describe Manzanares.

Actividades

Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), basados en la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense publicados por la Oficina del Censo de Estados Unidos, los sectores de construcción, servicios y agrícola constituyen la principal fuente de trabajo de los trabajadores centroamericanos, quienes se encuentran concentrados en estos sectores en un 34%, 26% y 21%, respectivamente. “La mayoría de nicaragüenses que yo conocí allá trabajaban en construcción, agricultura y la gran mayoría en panadería”, asegura Manzanares.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus