Camila Medal Salaverry
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Constantemente vemos nuestras acciones diluidas entre lo urgente y lo importante, y en peores casos por ladrones de tiempo, que son factores autogenerados, impuestos externamente. Cuántas veces hemos escuchado a personas decir: “quisiera que el día tuviese 36 horas” o “no tengo tiempo para invertir en mi desarrollo profesional” o “no tengo tiempo para realizar X o Y tarea”. Cuando nuestro enfoque debería ser el buen uso del mismo, esto me recuerda una frase de mi padre: “quien tiempo no tiene, administrarlo no sabe”. Posiblemente muchos de nosotros nos hemos encontrado en esa situación que, aunque nuestro día fuese más largo, estaremos inmersos en acciones urgentes que nos separan de las importantes.  

En los departamentos de ventas el manejo eficiente del tiempo es fundamental para el éxito del equipo, debemos poner mucha atención en la agenda semanal del vendedor, esta debe responder a la necesidad de cumplimiento de los indicadores de desempeño, comúnmente conocidos como KPI, por sus siglas en inglés. Hemos encontrado oportunidades de mejora en la prospección de clientes y cantidad de visitas por semana, están dentro de los indicadores de desempeño y no son incluidos en tiempo de la agenda del vendedor. 

Es importante conocer cuáles son algunos de estos ladrones de tiempo: Interrupciones telefónicas, falta de una buena organización, reuniones no estructuradas, procrastinación, visitas sociales, estimación irreal del tiempo para hacer un trabajo, fechas límite de otras personas, atrasos inesperados, errores de otros, falta de delegación, tratar de hacer todo a la vez, papeleo y reportes, decisiones abruptas que fracasan, mala comunicación, fracaso al escuchar, malos entendidos, falta de motivación, falta de planificación, colaboradores con problemas, responder en momentos de crisis, falta de sistemas de rendición de cuentas, mucho trabajo rutinario, responsabilidades confusas, no tener un listado diario de actividades, entre otros.

Una vez que trabajemos nuestros ladrones de tiempo y aprendamos a eliminarlos tomemos en cuenta el balance porcentual de nuestras acciones, todas las que entren en la categoría de importante determinarán metas a largo plazo si estas están acompañadas de necesidades urgentes deben ser las prioridades del día si nos enfocamos en urgentes solamente, pero no las más importantes nos convertiremos en apagafuegos y dejaremos nuestras metas descuidadas.  Nuestras acciones diarias determinan nuestros resultados. 

“Cuida los minutos y las horas se cuidarán de sí mismas".
-Lord Chesterfield (1694-1773)

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus