•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 100 pequeñas y medianas empresas (Pymes) de las ramas de turismo, comercio y agricultura están concluyendo el proyecto de Contribución a la Reducción de la Pobreza mediante la Capacitación en Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Derechos Humanos y Educación Financiera para Colaboradores y Colaboradoras de las Pequeñas y Medianas Empresas de Nicaragua, que ejecuta la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (uniRSE), con el apoyo técnico de ICCO Cooperación, a través del financiamiento de la Embajada de los Países Bajos.

Los organismos lanzaron en diciembre del 2015 este proyecto piloto dirigido a  combatir la pobreza extrema en pymes de San Juan del Sur, León, Chinandega, Managua y Bluefields, según explicó Tania Ramírez, asistente técnica de Proyectos. “Contemplaba la capacitación de colaboradores de 100 empresas de cinco territorios del país, con el fin que estas implementen programas de RSE y buenas prácticas de protección de derechos humanos y repliquen los temas de educación financiera como herramienta para la reducción de la pobreza interna”, dijo.

El tema de RSE y derechos humanos estuvo a cargo de ICCO Cooperación, mientras que la educación en materia de finanzas fue posible gracias a la colaboración de dos entidades financieras que facilitaron la metodología.

Componentes

Aunque esta era la base principal de la iniciativa, el proyecto contempló otros componentes, como el apoyo a la mesa de cero pobreza, una iniciativa que inició en 2015 con cuatro empresas, entre ellas la Cervecería Victoria, el Ingenio Montelimar y Holcim, las cuales trabajan para reducir la pobreza entre sus colaboradores. “Se formó una Alianza de Empresas Sin Pobreza Extrema y el objetivo era integrar más empresas y fortalecerlas. Ahorita tenemos unas seis que podrían sumarse. Ellas trabajan en cuatro ejes fundamentales: salud, educación, vivienda y economía”, expresó Martínez.   

El trabajo que desempeñan los miembros de la alianza tiene que ver con capacitaciones a los trabajadores, programa de mejoramiento de viviendas y ayudas económicas, entre otras actividades.   

Otro componente fue el fortalecimiento de 49 empresas adheridas a la red local de Global Compact, a través de capacitaciones enfocadas en derechos humanos, prácticas laborales justas y anticorrupción, ejes que estas pymes ya venían trabajando antes del proyecto piloto de uniRSE.   

La asistente técnica señaló que las capacitaciones empezaron en San Juan del Sur, mayoritariamente con empresas turísticas; luego en León y Managua con pymes dedicadas a la actividad comercial; siguieron en Chinandega con compañías enfocadas en la agricultura y comercio; y terminaron hace pocos días en Bluefields con pymes de comercio.

Lea: 65% de las pymes busca compradores, no clientes

“También estamos  desarrollando un campaña de comunicación a través de la cual queremos que las empresas acepten el reto de ser empresas sin pobreza extrema, contribuyendo con temas de respeto a los derechos humanos y prácticas laborales justas”, enfatizó Martínez.

El proyecto concluye oficialmente este 15 de octubre y los resultados serán presentados en los próximos días. El documento final se le entregará a las pymes participantes para que lo utilicen como un manual facilitador.     

9 meses duró el proyecto.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus