•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El tabaco es uno de los rubros que da brillo a la economía esteliana, pero eso no solo se circunscribe al metal frío porque existen inversionistas como los propietarios de la Sociedad conocida como Aganorsa o Valle de Jalapa, que están comprometidos con la capacitación de sus trabajadores y permiten que estos se sindicalicen.

De acuerdo con datos del sector, en el periodo 2014-2015, Nicaragua en tabaco exportó entre 180 y 200 millones de dólares.

Los empresarios tabacaleros como los dueños de Aganorsa  (Agropecuaria del Norte Sociedad Anónima-conocida como Valle de Jalapa) creen fielmente en que los obreros capacitados rinden más.

Más de 2,500 trabajadores directos de esa entidad tabacalera laboran junto con la patronal para elevar los niveles de productividad, calidad y producción del tabaco, cuya mayoría va a parar a exigentes mercados internacionales como el estadounidense, el europeo y el asiático.

Según el ingeniero José Antonio Cruz, director de la Escuela de Capacitación Sindical Francisco Morazán, en esa empresa propiedad del destacado inversionista extranjero Eduardo Fernández, con presencia en el departamento de Estelí y en  el municipio de Jalapa, Nueva Segovia, se han desarrollado cuatro cursos de certificación de competencias laborales.

Eso significa, según Cruz, quien también es el director del área de Capacitación de la Asociación de Trabajadores del Campo en el departamento de Estelí, que cada obrero tiene un documento que lo acredita como especialista en determinada labor.

Tal esfuerzo ha sido posible gracias a la apertura  de los empresarios y entidades del Gobierno a través del Tecnológico Nacional, entidad que ha enviado a personal especializado con el fin de medir capacidades.

El asesor en materia productiva y técnica Arsenio Ramos, asegura que los mejores boncheros y roleros (en la industria de la producción de tabaco) son los que han aprendido en la empresa.

“Son jóvenes que no tienen malos hábitos de otras partes”, resaltó.

Han aprendido a cuidar también la empresa y no pierden un día de trabajo por cuestiones superfluas, lo que hace notoria su mejoría en el nivel de vida y evitan introducirse a hechos que en el futuro les puede afectar.

Ramos Mayte, quien asesora a la compañía en la producción desde el campo hasta la elaboración industrial del tabaco, es nacido en Cuba y ha trabajado en otros países, recuerda que en su tierra natal se formó porque su familia estaba involucrada en la producción de tabacos.

Dijo que la compañía se divide en la parte industrial conocida como Valle de Jalapa o Fábrica de puros y Aganorsa que es el área agrícola o la parte del beneficio. Las fincas que financian en Jalapa son La San José, La Mía Comana, y Tataslí, y otras,  cuya producción es sin químicos.

Aclaró que en las partes pico de la cosecha del rubro emplean a más de 2,500 personas.

También algo novedoso de la empresa es que financia a productores de la hoja organizados en cooperativas.

Ahí reciben financiamiento los dueños de las fincas San Nicolás y Buenos Aires en Condega, municipio del departamento de Estelì. “El sabor del tabaco que se produce en esas fincas es exquisito gracias al tipo de suelos”, señaló.

Mientras que en Jalapa también lo hacen. “Trabajamos con núcleos de productores de la hoja que cultivan 80, 100 o más manzanas de terrenos plantadas con tabaco” acotó.

Resaltó el experimentado empleado que el tabaco es y será siendo una fuente dinámica de empleo.

Reconoció que en los sectores aledaños a la industria y a las fincas  de esa y otras empresas hay dueños de negocios que se instalan con sus locales y eso impulsa en otras áreas la economía.

Los obreros en el tabaco laboran por normas o producción, es decir entre más unidades de puros elaboren, más ganan, al paso que hay quienes tienen salarios de C$9,000.00, C$10,000.00 y hasta C$ 12,000.00 y más. Eso sin incluir los beneficios  que la empresa asegura.

Impacto económico

En Estelí, cada mes, desembolsos en salarios provenientes del sector tabaco y otras empresas mueven entre 15 y 20 millones de córdobas y eso dinamiza la economía local.

Es tal que una cadena nacional de supermercados instaló una dependencia en la parte donde se concentra la parte industrial del tabaco.

El tabaco también genera empleos en áreas como la elaboración de cajas de madera para la exportación del  puro  a mercados internacionales como el estadounidense, europeo y en menor escala el asiático y de otros continentes.

En Estelì hay complejos industriales  de consorcios empresariales como el de la familia de José y Jaime García que también producen las cajas, y parte del tabaco que ocupan para la elaboración de los puros para la exportación.

Según datos del sector, de igual  manera contribuye a la generación de empleos indirectos los cuales se estiman entre 40 y 45 mil y unos 30 mil puestos de trabajo directos.

Esa cantidad podría resultar mínima, ya que en los alrededores donde se erigen esos centros agroindustriales del tabaco se han instalado distintos negocios como restaurantes, comedores, tiendas de ropa, calzado y electrodomésticos, entre otros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus