•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las naciones miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantuvieron conversaciones con Rusia y otros países ajenos al cártel en Viena para debatir cómo aplicar un plan para reducir la producción de petróleo y así provocar un aumento de los precios.

“El proceso de recuperación ha tomado demasiado tiempo y no podemos asumir el riesgo de aplazar más el reajuste”, dijo Sanusi Barkindo, secretario general de la OPEP.

“Por ello, deberíamos pedir el máximo compromiso de los miembros y no miembros de la OPEP con este objetivo y no debemos esperar menos, pues este se trata de nuestro compromiso, no solo hacia nuestros países miembros sino hacia la comunidad global”, añadió.

La delegación de Moscú rechazó hacer declaraciones antes de la reunión. Pero la OPEP y Rusia -los principales productores de petróleo junto con Arabia Saudita- se han reunido recientemente en varias ocasiones con el fin de aumentar la cooperación para atajar la volatilidad de los precios.

“Existe una crucial y urgente necesidad de acelerar el reequilibrio”, declaró el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, en una reciente visita a Viena.

Otros países no miembros de la OPEP enviaron delegaciones a la reunión técnica, como Bolivia, Brasil, Kazajistán, México, Omán y Azerbaiyán.

“Discutiremos las posiciones de los países, en primer lugar, las de los países de la OPEP”, dijo el ministro de Energía de Azerbaiyán, Natig Aliyev, y agregó que deben “tomarse (algunas medidas) para estabilizar el mercado”.

El viernes, se reunieron los países miembros de la OPEP, encabezados por Arabia Saudita, para intentar fijar los detalles del plan que presentarán en la cumbre del próximo 30 de noviembre.

Las opiniones de los participantes en las reuniones de este fin de semana “se incluirán en un informe que será considerado por los ministros” en la cumbre de noviembre, afirmó la OPEP.

De manera sorpresiva, el cártel acordó el mes pasado reducir la producción en 750,000 barriles diarios para mantenerla entre 32.5 y 33 millones barriles diarios (mbd).

Este anuncio, el primero de este tipo desde 2008, provocó un alza de los precios. Desde hacía dos años, la producción superaba la demanda, lo que conllevó una caída de los precios del barril, que pasó de los 100 dólares en junio de 2014 a menos de 30 dólares en el pasado febrero.

En la actualidad, los precios rondan los 50 dólares por barril, todavía demasiado bajos como para asegurar los ingresos de los países que dependen del crudo.

Irán, principal rival de Arabia Saudita en la región, que todavía padece las consecuencias de las sanciones económicas occidentales que paralizaron su economía hasta el pasado enero, cuando fueron levantadas, quedó exento de aplicar la reducción de su producción.

Por su parte, Irak también anunció que no participaría en un acuerdo pues está inmerso en una guerra contra la organización yihadista Estado Islámico (EI), algo que podría bloquear cualquier posible pacto de la OPEP, según algunos analistas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus