Noel Ramírez Sánchez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando una economía es totalmente autosuficiente el crecimiento económico es muy fácil de alcanzar, ya que solo necesitamos estimular o mejor dicho, incrementar la demanda interna.  

En este caso, todo incremento en la demanda interna será satisfecho con una mayor producción y la producción se incrementará con toda facilidad, porque al ser totalmente autosuficientes, dispondremos de todos los insumos necesarios para producir más y satisfacer el crecimiento en la demanda.  

En este caso el desempleo seria cero, ya que estaría “desempleado” solo el que no desee trabajar y tenga un buen padrino.  En este sentido, es importante recordar que, en economías como las nuestras, el desempleo “abierto” es un lujo y el verdadero problema es el subempleo.

Por lo tanto, bastaría con aumentar los salarios, los subsidios y el gasto público en general para crecer al ritmo que mejor nos parezca.  Y si el crecimiento todavía no es suficiente, podríamos incrementar el crédito bancario al sector privado para, rápidamente, alcanzar la meta de crecimiento deseado.

Visto desde esta perspectiva, el crecimiento insuficiente y el desempleo o subempleo no deberían ser grandes problemas, ya que bastaría con “estimular” la demanda interna para crecer rápidamente y eliminar el desempleo.

De alguna manera los Estados Unidos utilizaron esta estrategia después de la segunda Guerra Mundial, ya que por medio del famoso “Plan Marshall” se estimuló la demanda del mercado europeo (sin este plan Europa no hubiera tenido una gran demanda, solo hubiera tenido una gran necesidad) y dado que en ese entonces Estados Unidos era una economía relativamente autosuficiente, se encargó de abastecer ese mercado y así gozo de una gran prosperidad económica.

Asimismo, varios países socialistas y en desarrollo también utilizaron esta estrategia, pero la misma solo les funciono brevemente y luego el resultado fue la recesión en la producción y la inflación en los precios.

Pero, ¿por qué en este segundo caso, la estrategia de “estimular la demanda” solo funcionó muy brevemente y luego solo provoco recesión e inflación?

La razón es muy sencilla y afortunadamente, con muy contadas excepciones, ya la conocemos, porque la hemos vivido o porque la hemos estudiado, aunque siempre es mejor haberla vivido, porque así quedamos mejor “vacunados”.

Analicemos pasa a paso, pero brevemente, lo que siempre ocurre cuando un Gobierno decide crecer “estimulado la demanda”.

Primero, si el país dispone de capacidad ociosa y de Reservas Internacionales o tiene acceso al endeudamiento externo, el estímulo en la demanda interna por medio de mayor gasto público, subsidios, aumentos salariales y mayor crédito bancario al sector privado, se podrá satisfacer poniendo a trabajar la capacidad ociosa instalada y utilizando las reservas internacionales o el financiamiento externo, ya que con esos recursos podremos importar lo que sea necesario, en términos de materias primas o productos terminados y así satisfacer el incremento en la demanda interna  sin crear inflación.

Segundo, si el país dispone de capacidad ociosa, pero no dispone de Reservas Internacionales o el acceso al endeudamiento externo, de nada le sirve la capacidad ociosa y el resultado será más inflación y posiblemente más recesión en la producción.  ¿Y por qué ocurre este resultado?  Este resultado ocurre porque para poner a funcionar la capacidad ociosa necesitamos insumos que tenemos que importar, ya que no somos totalmente autosuficientes.

Tercero, por lo tanto, para que esta estrategia funcione necesitamos reservas internacionales o acceso al financiamiento internacional.

¿Y por cuánto tiempo funciona esta estrategia?
Como ya ustedes lo habrán descubierto, esta estrategia funcionara mientras el país disponga de Reservas Internacionales o tenga acceso al financiamiento internacional.

Por lo tanto, a nuestro juicio, esta estrategia no es una estrategia confiable, ya que no es sostenible y por eso es que debemos estimular el crecimiento en las exportaciones, que nos garantizarán una fuente sostenible de divisas para cubrir las importaciones que necesitamos para crecer, ya que como dijimos al inicio, la capacidad de crecer depende de la capacidad de importar.  

nramirezs50@hotmail.com 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus