•   Nueva York, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El precio del petróleo de Texas (WTI), de referencia en Estados Unidos, subió ayer 1.86% y quedó en US$44.89 por barril, afectado, entre otras razones, por un movimiento sísmico en una importante terminal de acopio de crudo.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre subieron US$0.82 respecto al cierre anterior.

El avance estuvo ligado, por una parte, a las ganancias que estaba registrando ayer Wall Street, pero también a un temblor de magnitud cinco en la escala de Richter que afectó anoche a la ciudad de Cushing, en el estado central de Oklahoma.

En esa terminal en el principal punto de acopio de crudo en Estados Unidos y el más importante centro de distribución de petróleo, algunos edificios de Cushing sufrieron daños, pero no se vieron afectadas las instalaciones petroleras situadas en esa ciudad.

Aun así, el sismo generó nerviosismo en los mercados energéticos y muchos operadores optaron por reforzar las compras como medida de precaución, en caso de que hubiera problemas para la distribución de crudo desde esa terminal. 

Ese efecto estuvo centrado en el comienzo de las operaciones del Nymex, pero el alza que generó fue reduciéndose a lo largo de la jornada, aunque al final, el WTI cerró con avances.

Elecciones

"Una parte de esta firmeza viene de otros mercados", estimó Oliver Sloup de iiTrader.

"Es un alza general debida a la situación sobre los emails de Clinton", aseguró Bob Yawger de Mizuho Securities USA, quien estimó que la demócrata "tiene más posibilidades de salir vencedora en la elección presidencial que a la inversa, lo que empujó los mercados al alza". El petróleo, considerado un activo de riesgo, se benefició de un incremento de la confianza de los inversores, que prevén nuevamente una victoria de Hillary Clinton tras el anuncio del FBI de que no había motivos para presentar una demanda por el caso de los correos electrónicos de cuando Clinton era secretaria de Estado.

La posibilidad de un triunfo de Trump había inclinado a los mercados a evitar los activos de mayor riesgo, mientras que la elección de la candidata demócrata sería una señal de estabilidad y continuidad.

Al margen de la elección presidencial, las numerosas incertidumbres que pesan sobre los fundamentos del mercado de crudo, fomentaron la prudencia.

En Londres el precio del barril de Brent del mar del Norte para entrega en enero, que sigue una evolución parecida, subió 57 centavos y quedó en US$46.15 en el Intercontinental Exchange (ICE).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus