•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la victoria del empresario Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, el pánico tocó todas las puertas del mundo. En Nicaragua, los inversionistas y empresarios, antes del 8 de noviembre, confiaban en una victoria de la demócrata Hillary Clinton, y en un continuismo de la política económica que encarriló el presidente saliente Barack Obama, admite el director de la firma de abogados Argüello Pereyra & Asociados y expresidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), Sergio Argüello.

Ahora con un inminente Gobierno de Estados Unidos al mando del presidente Trump surge la incertidumbre. “La sorpresa es la elección de Donald Trump, de la que no estamos muy claros cómo podría ser la toma de decisiones, porque es una persona que a lo largo de la campaña ha sido o ha tomado decisiones de manera impulsiva”, advierte Argüello. Y remata: “El temor es el desconocimiento, ahora no sabemos de qué manera nos puede afectar, comercialmente la preocupación es que Estados Unidos es nuestro principal aliado”.

Te interesa: “Huracán Trump” golpea a México

¿Cuál es el panorama que enfrenta la región con un Donald Trump como presidente de Estados Unidos?

Primero que todo hay que reconocer que la elección de Donald Trump se debe a una necesidad de un cambio de la sociedad estadounidense, un repudio a la política anterior o a la clase política. Este candidato, ahora presidente, logró llamar la atención de la clase media baja de Estados Unidos, logró calar en la intención de muchos americanos que están esperando que Estados Unidos vuelva ser una gran potencia, esa parte es lo que hay que entender como empresario. Hay un cambio de parte de los americanos hacia cómo deben de ver la política. Eso es necesario entenderlo para ver cómo nos puede afectar a nosotros. Donald Trump les prometió que iba a traer las fábricas nuevamente a Estados Unidos, que iba a generar empleos. Hay que ver que Donald Trump ya conoce Centroamérica, tiene negocios en Panamá, y está haciendo inversiones en Brasil, ya conoce Latinoamérica. Como nicaragüense, mi preocupación es que busquemos una relación de cordialidad con el Gobierno de Estados Unidos, tener buenas relaciones para que no nos afecte comercial, algunas decisiones políticas nos pueden afectar comercialmente.

Usted que se relaciona con inversionistas nacionales y extranjeros, ¿ha escuchado alguna preocupación sobre Trump en la presidencia del país que es nuestro principal socio comercial?

Lo que se preveía de parte de los empresarios es que ganara Hillary Clinton, ya miramos una política de Barack Obama y teníamos una idea de cómo iba a ser una presidencia de Clinton. La sorpresa es la elección de Donald Trump, de la que no estamos muy claros cómo podría ser la toma de decisiones, porque es una persona que a lo largo de la campaña ha sido o ha tomado decisiones de manera impulsiva, pero si sabemos que la relación con su propio partido no es tan buena. El temor es el desconocimiento, ahora no sabemos de qué manera nos puede afectar, comercialmente la preocupación es que nuestro principal aliado, e incluso está la motivación de la Nica Act, no sabemos cómo lo podrá tratar, habría que tener un acercamiento con su Gobierno no como Nicaragua sino como Centroamérica.

¿Un acercamiento como región daría más fortaleza?

Sí. Los centroamericanos deberíamos sentarnos como una sola nación con Estados Unidos.
Trump apuesta por elevar la inversión en su país y aplicar un proteccionismo, nunca explicó cómo lo haría. ¿Esas medidas qué efectos tendrían en países como Nicaragua, considerando que hay empresas que trabajan bajo el régimen de zonas francas y que prefieren operar en Nicaragua antes que en Estados Unidos?

Esta parte es lo que motivó a que mucha gente votara por  él, prometió traer esas fábricas a Estados Unidos, para hacerlo tiene que dar algún tipo de incentivo, los beneficios de que la gente venga a Nicaragua son las zonas francas, hay que analizar e innovar para ver de qué manera podemos retenerlos, porque hemos crecido bastante.

Este régimen ha sido uno de los que mayores empleos generan en el país…

Sí, debemos de prepararnos tratando de innovar. Eso es parte del reto que tenemos como empresarios, pero lo más importante es que lo hagamos con tiempo, con negociación y con innovación, previendo que esto ya viene, es un reto que tenemos los empresarios, este es un reto nuevo, no sabemos cómo va a ser su política, por eso es un reto.

Trump está en contra de Nafta, algunos empresarios hablaban que eliminar este tratado tendría un impacto indirecto, ya que hay productos que se exportan a México y de ahí a Estados Unidos. ¿Qué opina usted?

El prometió que iba a revisar el Tratado de Libre Comercio con México, Canadá y Estados Unidos, eso nos afectaría a nosotros, no sé si es cambiable o prioritario en este momento. Nosotros tenemos nuestro propio tratado con Estados Unidos y que ha venido mejorando, pero dentro de las medidas que él tomará son medidas de campaña y otras que sí va a hacer, tenemos que estar preparados para adelantarnos a esos hechos, por ejemplo tener una mejor relación Gobierno y empresario, facilitar en todas las instituciones las inversiones, hay que mejorar las cosas que están en nuestras manos, ser amigo del empresario, resolver problemas de aduanas, esas medidas podemos tomarlas para que los inversionistas se queden.

¿Cree usted que Trump revise el Cafta?

Es incierto. Los beneficios son positivos para ambos países. No creo que el Cafta sea relevante para ellos, no me preocuparían por eso, como sí por la toma de decisiones que nos pueda afectar a la hora de cooperación, eso sí nos puede afectar, porque hay ayudas económicas y préstamos internacionales en los que pueden afectar si Estados Unidos vota en contra, eso sí afecta de manera directa. El Tratado de Libre Comercio se vería con el Senado, que es un proceso más lento, pero sí hay decisiones que dependen de él y sí nos pueden afectar. Nosotros tenemos que facilitar y lograr ser un excelente país para invertir.

El tema de la política migratoria que anunció el presidente electo causó alarma. ¿Cómo impactará en nuestras remesas?

La política migratoria de los centroamericanos ha estado fuerte desde hace tiempo, no es algo novedoso. Esa parte migratoria la agarró como un caballito de batalla de campaña, pero que ya existía desde antes. Los nicas están viajando más hacia Costa Rica que hacia el mismo Estados Unidos. La cantidad de nicas que se va a Estados Unidos ha disminuido.

Pero una deportación masiva de inmigrante, de mexicanos y centroamericanos, sí pondría en riesgo las remesas.

Claro, todos los nicaragüenses que están allá mandan dinero. Si los deporta nos va afectar porque nos envían remesas, si hay deportación tendrá un impacto.

Y sobre la Nica Act, en un gobierno de Trump, ¿qué podría decirnos?

Eso es indeciso porque la relación que tiene con su propio partido no está tan buena, no sabemos las condiciones que tiene, es un proceso la formación de ley que tiene que pasar por consulta, no es un trámite sencillo, pero dependerá de la voluntad política que le imponga el Gobierno de ellos, no ha habido noticias, si pasa (la ley) nos afectaría mucho. Si la voluntad de Trump y la voluntad del Senado son de aprobarla, la ley nos afectaría muchísimo.

¿Y qué le expresan los empresarios sobre esta ley?

Lo que sucede es que no afectan a un Gobierno, afecta a todos los nicaragüenses, nos va afectar a la hora de préstamos internacionales y nos ponen en una perspectiva diferente con otros países, no solamente con Estados Unidos, sino con la Unión Europea. Eso es lo más grave.

¿Hay inquietud en los inversionistas?

Sí hay, claro que hay, pero saben que es una formación de ley que puede pasar o no, y como no hay una voluntad del presidente electo de qué va a ser, no estamos muy claros, hay una incertidumbre, pero no estamos claros de la posición de Donald sobre esto.

Usted hablaba de que Trump conoce a América Latina y mencionaba sus inversiones, ¿pero tendrá interés en Nicaragua?

A Trump le conviene todo, siendo una potencia va a preocuparse por todo, tendrá prioridades y entre ellas no estamos nosotros, creo que Nicaragua no está en el top 10 de sus prioridades. Estará Medio Oriente, China, otros países, no Nicaragua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus