•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estrés, euforia y sacrificio, son tres palabras que describen lo que un consumidor vive durante un viernes negro, esa tradición comercial que se originó en Estados Unidos y que se celebra el último viernes de noviembre.

Y es con motivo del famoso Black Friday que los comercios nicaragüenses anunciaron desde hace más de un mes descuentos que van del 20 por ciento al 70 por ciento. Pero, ¿qué opinan algunos jóvenes de esta tradición?

“Es positivo que el comercio se dinamice con estas fechas pero realmente los comercios deberían doblar personal y emplear nuevos métodos de atención al cliente para poder con la demanda.  Yo el viernes negro me iría a aprovechar promoción de cines o comprar en línea algún producto porque los comercios están demasiado llenos”, expresa Jorge Hurtado, periodista de 27 años.

“Hace tres años me compré unos zapatos que en precio normal me habrían costado US$120. Sin embargo los compré a US$19 dólares en línea. Otra experiencia positiva fue hace dos años, en una casa comercial compré un televisor con un buen descuento, y aún me sigue siendo útil y está en óptima calidad. Mi recomendación es que si vas a comprar en internet hay páginas en las que te podés suscribir que te envían alertas de los descuentos, entonces es más fácil comparar el  precio normal vs. el de la promoción”, Grethel Mendoza, Ejecutiva de ventas.

“Yo pronostiqué el ingreso que iba a tener hace un par de años cuando se aproximaba el Black Friday, y luego me fije en qué productos estaban en descuento, tuve mucho cuidado en la marca y los años de antigüedad del producto, y compré varios electrodomésticos que sigo utilizando en mi hogar. Y con cuestiones de ropa se debe tener cuidado con la textura de las telas y los cortes. Todo es revisar bien lo que vayás a comprar y comparar el precio que tenía antes del Black Friday y el precio actual porque si no, no aprovechás”, María Martínez, economista.

“Black Friday es una buena alternativa para comprar productos con excelente descuento. El año pasado logré comprar un teléfono que en otra temporada lo habría comprado a un 50% más caro, tenía un costo de 150 y lo obtuve en US$80. Si tengo la oportunidad de comprar con un buen descuento la Tablet que quiero la adquiriría”, José Cruz, Community Managment.

“Estaba alquilando me faltaba una refrigeradora entonces aproveche con el aguinaldo a comprármela y me costó US$150 dólares, el precio original era de 9,000 córdobas. Solamente una vez se me ha descompuesto, afortunadamente llame a la tienda por la garantía y hasta hoy funciona súper bien”, Ann Cerros, Secretaria.

“Durante el primer Friday en el 2013, compré un sofá cama en 2,700 córdobas originalmente costaba 4,000 córdobas, así que no dudé en comprarlo. Me enamoré del color, me ha sido muy útil, si no está completo aun no es culpa del sofá sino de mi perra. Yo creo que la mejor manera de aprovechar el BF es comprar de acuerdo a tu necesidad, no por oferta. Yo aconsejo que dos meses antes para que no te metan el gol con un descuento que es mentira, identificar cuál es el artículo que querés y el descuento para que luego con las promociones hacer el balance de si vale o no la pena, eso fue lo que yo hice, vi dos meses antes el sofá y a mí me consta que si hubo un descuento”, María Rivas, contadora.

“Hace dos años fui a uno de los centro comerciales con ganas de adquirir un comedor, y justamente encontramos uno redondo de cristal con un 50% de descuento, entonces aproveche la promoción, me costó como 3000 córdobas. Para un black Friday también compre la laptop que actualmente utilizo para trabajar, la adquirí en línea a un precio extraordinario”, Jasmina Calderón, freelance.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus