•   Tomatoya, Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cientos de horticultores, organizados en cooperativas y apoyados por la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), están tomando diversas acciones para garantizar la inocuidad de su producción y abrir las puertas de nuevos mercados.

Una de las primeras acciones es la realización de buenas prácticas agrícolas (BPA), que les permite ir mejorando y limpiando cada día sus parcelas de residuos de agroquímicos, para no contaminar sus productos ni poner en riesgo la salud de los consumidores.

Además, los horticultores están poniendo en práctica nuevas tecnologías, como micro y macrotúneles, que les permiten tener mejor rendimiento, mayor calidad en los productos y menos ataques de plagas.

Los horticultores de Chagüite Grande, Sisle, Sales, Tomatoya y otras comunidades jinoteganas también han adoptado la producción de plántulas en invernadero, “por su importancia para garantizar el éxito productivo”, explicaron miembros de la Cooperativa Coosmprojin RL.

Eulalio Chavarría Osegueda, responsable de los invernaderos de Coosmprojin, aseguró que en los invernaderos se preparan las plantitas, con el fin de garantizarle al productor una planta sana y robusta que le avale una buena producción.

“Aquí maquilamos las plantitas de tomate, lechuga, repollo, entre otros. Lo hacemos con sustrato de Kekkila, cascaría de arroz, la cual carbonizamos y la mezclamos con el sustrato; llenamos las bandejas y luego procedemos a echar la semilla donde se le da el cuido por un mes, para luego ser llevadas (las plántulas) a las parcelas donde serán plantadas por los productos y a los dos meses la lechuga comienza a dar, el repollo a los tres meses y posteriormente todo va a la venta”, describió Chavarría.

El productor Francisco Centeno Mejía dijo que la tecnología de macrotúneles, conocida como producción protegida, le ha permitido tener buena cosecha. Agregó que tanto el tomate como la lechuga se la están vendiendo a la cadena de supermercados Walmart de México y Centroamérica.Sembradíos de lechuga

ACOPIOS

Yadeling Rivera Ríos, responsable de buenas prácticas de manufactura (BPM) de una cooperativa, manifestó que hoy día tienen centros de acopios de hortalizas donde le dan valor agregado a sus productos.

“Aquí se hace un proceso de lavado y desinfección de acuerdo al tipo de producto, ya que somos proveedores directos de Hortifruti y para este trabajo se emplean a diez personas, de las cuales siete son mujeres y tres varones”, señaló Rivera, quien contó que el centro de acopio inició sus operaciones el 15 de abril de 2015.

El gerente de Coosmprojin, Eulalio Chavarría Osegueda, comentó que con el apoyo de APEN y VECO Mesoamérica han formado alianzas de cooperativa y comisiones sectoriales para trabajar una estrategia de hortalizas de Nicaragua.

La Cooperativa Agropecuaria Tomatoya Chagüite Grande, además de un centro de acopio y procesamiento de productos, cuenta con un cuarto frío que les permite mantener los productos frescos hasta que los traslada a los supermercados del país. Esta cooperativa, que cuenta con 45 socios y socias activas, suministra productos a La Colonia, según Mario Efrén Rizo, su presidente.

Para los productores jinoteganos aún hay mucho potencial en el rubro de las hortalizas, ya que la producción nacional todavía no abastece completamente el mercado interno. 

En el 2015, de acuerdo con Silvio Fornos, de APEN, la importación de productos hortícolas ascendió hasta los US$12 millones para abastecer las necesidades del país; mientras tanto las exportaciones solo generaron US$2 millones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus