•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La necesidad de obtener bienes es inherente al desarrollo mismo del ser humano. Muchas veces tenemos el objetivo de adquirir un bien cuyo valor es tan alto que debemos recurrir a diversas fuentes de financiamiento para disponer de él. Ya sea una computadora, un auto o una casa, muchas veces no contamos con los recursos necesarios para pagarlos de contado, y por lo tanto consideramos al crédito como una firme opción.

Sacar cuentas

Tomar un crédito es equivalente a pedir dinero prestado para destinarlo a la adquisición de un bien o un servicio, pagando un interés al acreedor por el uso de ese dinero. Pero, ¿qué tan endeudados podemos estar?, según Herrera, basta con tan solo observar nuestro balance personal, en el que se puede determinar la razón de endeudamiento, de la siguiente forma: Razón de Endeudamiento = Pasivo Total / Patrimonio Neto. Por ejemplo, si una persona tiene 100,000 en deudas, y 200,000 como patrimonio neto, su razón de endeudamiento es del 50%. Por lo general, nunca es sano tener una razón de endeudamiento de más del 40%. Otro criterio para evaluar qué tan endeudados estamos, es mirar la relación entre nuestros ingresos netos con el monto que debemos pagar cada mes en relación con nuestras deudas. Como regla general, nunca debemos endeudarnos de tal forma que tengamos que destinar más del 20% de nuestro ingreso neto al pago de créditos, excepto si tenemos créditos hipotecarios en cuyo caso el techo debería ser máximo del 35%.

Analizar

Es muy importante comprender que el crédito generalmente tiene un alto costo para nuestro patrimonio, por lo que debe ser utilizado de manera inteligente, después de una investigación y un análisis comparativo de los costos que implica y de los beneficios que obtendremos, en lugar de usarlo como forma de vida. Es importante cuidar que el nivel de endeudamiento que decidamos adquirir sea consistente con nuestra capacidad de pago, y con el monto de nuestros activos.

Finalmente, un adecuado uso del crédito nos permitirá tener la liquidez suficiente para enfrentar una emergencia, para la compra de bienes de trabajo o para aprovechar una atractiva oportunidad de inversión, por lo que debe considerarse como parte integral de nuestra planeación financiera personal para el logro de nuestros objetivos.

¿Qué más saber?

Con cada una de estas formas de crédito, el usuario debe estar al tanto de varias características. En primer lugar, la tasa de interés, esta es la tasa que se carga cuando la persona toma un préstamo. Usualmente, no se le carga interés por el crédito que se recibe por las cuentas no pagadas, aunque se requiere que el usuario cancele esas cuentas rápidamente. En segundo lugar, se debe saber si está pagando el capital, se paga el capital cuando la persona paga la cantidad que debe. Si no está pagando el capital, entonces solo está pagando el interés, y no se está cancelando la deuda. Y, si no se está pagando el interés, entonces la deuda estaría creciendo.

En tercer lugar, hay que tener presente las tasas asociadas a la deuda. En el caso de muchas deudas, la persona tendrá una penalidad por demora si es que paga con retraso. En otras, se le cargan tasas para efectuar el préstamo inicial (por ejemplo, puntos en una hipoteca, tasas de cierre de un préstamo personal).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus