•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ministro argelino de Energía, Nuereddín Butarfa, calificó de “buena y equilibrada” la propuesta para reducir la producción que el Comité de expertos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estudia de cara a la Conferencia Ministerial del 30 de noviembre.

En una entrevista concedida a la agencia de noticias estatal APS, el responsable insistió en que constituye una buena base de trabajo y se mostró optimista sobre la posibilidad de alcanzar en Viena un acuerdo definitivo, ya que la propuesta “tiene en cuenta las preocupaciones de todas las partes”.

El ministro argelino viajó ayer a Teherán en el marco de las consultas que su país realiza para la concreción de un acuerdo que se comenzó a fraguar en la reunión extraordinaria celebrada en Argel a finales de septiembre.

En la capital argelina tanto Arabia Saudí como Irán, principales productores del cartel, insinuaron que podrían abandonar sus posiciones y aceptar una reducción que deje la cuota en una horquilla de 32.5 millones y 33 millones de barriles diarios.

Según el ministro, Argelia “ha emprendido numerosas consultas con los países miembros y no miembros de la OPEP con el fin de hacer converger los puntos de vista y llegar a un acuerdo susceptible de estabilizar a largo plazo los mercados petroleros”.

“Hemos discutido largamente con nuestras contrapartes en cuestiones prácticas y seguimos siendo optimistas para que la reunión de Viena refuerce el histórico acuerdo obtenido en Argel”, declaró.

En este marco, Butarfa departió en los últimos días con su homólogo saudí, Jalid Al Falih, el presidente de la OPEP y ministro catarí de Petróleo e Industria, Mohamed ibn Saleh al Sada, así como con representantes de Irán.

Tras su reunión prevista ayer con el ministro iraní de Petróleo, Biyán Zangané, Butarfa concluirá sus consultas bilaterales el lunes en Viena con su colega iraquí Abdelkarim Laibi.

El viernes, las cotizaciones del petróleo retrocedieron claramente, al temer el mercado que Rusia, uno de los primeros productores mundiales con Arabia Saudita y los Estados Unidos, no se una a los esfuerzos de reducción de la producción.

Los países de la OPEP se mostraron dispuestos a bajar sus cuotas de produccción, inclusive si persisten algunos descuerdos en torno a Irak. Bagdad quiere poder aumentar su producción, invocando las necesidades relacionadas con la recuperación de Mosul.

Rusia quiere por su lado no reducir sino congelar su producción, que aumentó fuertemente desde hace varios meses para superar 11 millones de barriles diarios, un récord desde el fin de la URSS.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus