•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) analizó la transformación de la economía de Nicaragua y determinó que la mayor parte de la mano de obra se concentra en actividades con poca  productividad.

Así lo expuso el director ejecutivo del Funides, Juan Sebastián Chamorro, al comparar el nivel de productividad de 2005 y 2014. “Ha habido una transformación productiva, nos hemos convertido en un país más moderno, más hacia la manufactura”, comentó Chamorro.

El director ejecutivo recordó que el economista Dani Rodrik, quien recientemente vino a Nicaragua, sostuvo que para transformar estructuralmente la economía se pueden tomar dos caminos que no son exclusivos o son excluyentes.

“En complemento a las medidas ya identificadas que fomentan el crecimiento económico como son el fortalecimiento del capital humano y físico, el fortalecimiento de la institucionalidad y la innovación tecnológica, Rodrik sostiene que en el corto plazo ha habido países que han aumentado sus tasas de crecimiento mediante una transformación estructural en sus economías”, expuso Chamorro. 

De acuerdo con los resultados conclusivos del Funides, la productividad laboral se mantuvo constante entre 2005 y 2009 y aumentó entre 2009 y 2014. Este último aumento, plantea el centro de pensamiento,  hizo que se generara un incremento de la productividad laboral en Nicaragua entre 2005 y 2014.

Según Funides, al analizar los sectores en 2005 para Nicaragua queda claro que el financiero era el sector de más alta productividad, seguido por los sectores de alquileres, administración pública y electricidad. “El sector agropecuario es el que tiene menor productividad y los servicios los de mayor productividad”, reza el documento.

“De las diferentes productividades sectoriales se puede obtener una productividad media de la economía, que ayudará a saber cuáles sectores tienen productividad mayor o menor de forma relativa al resto de la economía”, continúa el informe.

El centro de pensamiento consideró que los sectores de servicios sostienen los mayores niveles de productividad, mientras que el sector agropecuario es el de más baja productividad en Nicaragua. 

“Para el período 2005-2014 se observa una correlación nula cuya explicación es similar a la del período 2005-2009, el incremento en la composición del empleo hacia sectores de alta productividad (financiero, electricidad, alquileres, minería, transporte y comunicaciones; y administración pública) fue compensado por el incremento que también hubo hacia sectores de baja productividad y alta proporción de la fuerza laboral (comercio y construcción)”, dice el Funides.

A la vez indica que el  sector agropecuario, que es de baja productividad, tuvo una influencia positiva, ya que redujo su participación en la fuerza laboral mientras que la “manufactura por su parte jugó un papel neutro ya que, aunque es un sector de alta productividad, tuvo una reducción en su proporción dentro de la fuerza laboral”.

Juan Sebastián Chamorro exprsó que la banca tiene seis veces la productividad promedio y que se tiene que identificar sectores que sean productivos, porque con ese movimiento de mano de obra podemos transformar el país.

Ante los resultados, el Funides señala que se deben buscar acciones políticas e iniciativas que persigan acelerar o provocar un cambio estructural de la economía nicaragüense hacia sectores de mayor productividad.

“Esta transformación se logrará en la medida que se eliminen algunos cuellos de botella importantes para el desarrollo de sectores de mayor sofisticación productiva: reducir los costos de la energía eléctrica, mejorar el acceso a bienes y servicios de apoyo a la producción, tener una política clara destinada a fomentar una mayor inversión en capital físico, entre otros”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus