•   México  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

México enfrenta un complicado 2017 entre la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y un difícil panorama internacional, pero su economía continuará con un crecimiento moderado, dijo este martes el secretario general de la OCDE, el mexicano José Ángel Gurría.

El titular de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó el informe Evaluación Económica de México 2017 en el que se analizan las perspectivas de este país, la segunda economía latinoamericana.

La "incertidumbre que se ha creado respecto de la administración norteamericana entrante ha estado generándole turbulencia a los mercados. Creemos que México, a pesar de estos problemas que están tendiendo a deprimir los ritmos de crecimiento mundiales, creció al 2.2% (en 2016), crecerá un poco más en 2017 y un poco más en 2018", dijo.

Gurría, primero como canciller y luego como secretario de Hacienda (Finanzas), fue el principal negociador para obtener de Estados Unidos una serie de créditos para solventar el llamado "efecto Tequila" de finales de 1994 y que hundió a la economía mexicana con un fuerte impacto internacional. 

Creemos  que México, a pesar de estos problemas que están tendiendo a deprimir los ritmos de crecimiento mundiales, creció al 2,2% (en 2016), crecerá un poco más en 2017 y un poco más en 2018”. José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE

El secretario general de la OCDE subrayó que la economía mundial sigue atrapada en una "trampa de bajo crecimiento" porque no ha conseguido regresar a los niveles de 4% previos a la crisis mundial desatada en 2008.

México tiene que "remar más duro" pero tendrá un crecimiento "a paso moderado pero constante, impulsado principalmente por la demanda interna y no solo las exportaciones", añadió Gurría al resaltar que al contrario de otras economías, en este país se ha registrado una recuperación en la productividad.

Las desigualdades 

Pero este crecimiento no será suficiente para terminar con las "enormes desigualdades" que hay en México pues se requiere un "5% sostenido para generar las oportunidades que necesita la sociedad mexicana".

Resaltó que la fuerte depreciación del peso mexicano, que cayó 16.12% en 2016 y más de 3% en la primera semana del año, hace a las exportaciones mexicanas no petroleras sumamente competitivas, aunque reconoce que por una cuestión "cultural" este factor no es visto como positivo por la sociedad mexicana y podría incidir en alza de algunos precios.

A la incertidumbre por la llegada de Trump a la presidencia, se suma que México ha sido sacudido por protestas sociales y actos vandálicos por un aumento de más de 20% a los combustibles a partir del 1 de enero.

Gurría reconoció que es una medida que causa inconformidad, pero subrayó que México es "el único país de la OCDE que seguía subsidiando el consumo de los combustibles fósiles", lo que era insostenible desde el punto de vista financiero, social y de medioambiente.

Moneda mexicana cae a mínimo histórico

DEPRECIACIÓN• El peso mexicano se depreció 1.59% este martes al caer a 22 unidades por dólar frente a los 21.65 del lunes, según la cotización del banco Citibanamex, un mínimo histórico tras la devaluación semanal de 3.02% registrada el viernes pasado.

En la categoría interbancaria, el peso también perdió terreno al cerrar en 21.7 unidades por dólar frente a las 21.36 de la jornada anterior.

El peso mexicano alcanzó así un nuevo mínimo histórico y registra su mayor pérdida desde el 9 de noviembre, cuando se desplomó 7.64% tras confirmarse el inesperado triunfo en la elección presidencial estadounidense del republicano Donald Trump.

Justo hace una semana, el peso se devaluó 1.41%, tras la cancelación del proyecto del constructor de automotores Ford para construir una planta en el norteño San Luis Potosí con una inversión de 1,600 millones de dólares.

Para el viernes pasado, el peso había acumulado una pérdida semanal de 3.02%.

El Banco de México intervino el jueves en el mercado por primera vez desde febrero de 2016 para vender dólares de forma discrecional.

En 2016, el peso mexicano se depreció 16.12%, golpeado por los bajos precios del crudo y el triunfo de Trump, quien amenaza con fuertes medidas proteccionistas contra México.