•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aproximadamente un 50% de los turistas que están viniendo a Nicaragua por medio de la aplicación Airbnb buscan hospedarse en espacios compartidos, dijo Carlos Muñoz, gerente de Políticas Públicas y Relaciones Gubernamentales de Airbnb para Centroamérica y el Caribe.

Eso quiere decir, según Muñoz, que ese tipo de turista comparte el hospedaje con otra persona que habita en la casa, lo que en su opinión “crea una posibilidad inmensa de un intercambio cultural muy fuerte y rico, que promueve que haya la posibilidad de que esa persona desee volver a Nicaragua”.

De acuerdo con el funcionario de Airbnb, las agencias turísticas podrían aprovechar esa característica para atraer más turistas al país.

“Normalmente en la región donde yo trabajo, el Caribe y Centroamérica, el 70% de los turistas alquilan una casa entera, es decir, no cohabitan con una familia u otra persona. Alquilan la casa entera para ir a pasar con la familia”, contó.

Lea: El Caribe requiere inversiones para desarrollar el turismo

“En Nicaragua lo veo como una oportunidad bien grande, para desarrollar ese tipo de turismo que le mencionaba, que es un turismo con una experiencia muy cultural, bien personalizada, que diferencia a este país de otros de la región. Y hay que ver que muchos de los turistas que vienen a Nicaragua están buscando ese tipo de experiencia y es una experiencia que no se consigue en el mercado tradicional del turismo”, aseveró.

“Economía colaborativa”

Airbnb, el principal negocio de hospedaje a nivel mundial que no cuenta con ningún local físicamente hablando, surgió en 2008 en San Francisco, Estados Unidos, como una idea de dos jóvenes universitarios.

Según Carlos Muñoz, la aplicación tiene más de dos millones de propiedades inscritas, en más de 34,000 ciudades de 191 países. Es una empresa valorada en US$30,000 millones.

En Nicaragua hay más de 1,000 propiedades activas en Airbnb.

Actualmente los hospedajes nicaragüenses inscritos en Airbnb se concentran en el Pacífico del país. “Hay mucha oferta de casas vacacionales, casas de playas, pero a la misma vez hay casas en Managua, en las montañas y alguna que otra oferta en la Costa Caribe”, indicó Carlos Muñoz.

También: DGI reduce valores catastrales en zonas turísticas

Para Muñoz, es difícil pronosticar el crecimiento que podría tener el uso de ese sistema de negocio en Nicaragua durante los próximos años.

“Airbnb es una plataforma abierta. No es que nosotros compramos hoteles o compramos propiedades y de esa manera podamos predecir qué oferta podemos tener en el país. Es una plataforma abierta y todo depende del mercado libre, y cuántas personas quieran ingresar”, explicó Muñoz.

El gerente de Políticas Públicas y Relaciones Gubernamentales de Airbnb para Centroamérica y el Caribe participó en el Nica Tech Summit 2017, que se realizó el sábado pasado en Managua, y refirió que de esa manera están comenzando a socializar un poco acerca de lo que es la “economía colaborativa” y dar a conocer la plataforma de Airbnb, para que más personas puedan participar y disfrutar de los beneficios del sector turístico.

Democratizar turismo

“Nosotros vemos esta plataforma como una manera de democratizar lo que es el turismo, porque permite que personas que tradicionalmente no hayan podido participar puedan participar y recibir beneficios de ese sector”, subrayó el gerente de Políticas Públicas y Relaciones Gubernamentales de Airbnb para Centroamérica y el Caribe. 

Muñoz señaló que una de las características de la “economía colaborativa” es que no se requiere de una gran inversión.

En el caso de Airbnb la idea es que una persona que tenga una propiedad, ya sea una casa entera o un solo cuarto desocupado, la pueda habilitar y ofrecerla a través de esa aplicación a más de 100 millones de usuarios a nivel mundial, y así generar un ingreso para la familia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus