•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Wilmer Fernández, y el exvicepresidente de República, Omar Halleslevens, coincidieron ayer en que Nicaragua tiene un bajo consumo de leche a pesar de ser un importante productor de este.

“El consumo nacional es de 85 a 90 litros percápite, aunque la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) dice que debe ser de 150 o 160, es como inexplicable que un país donde hay vacas por todos lados el consumo per cápita sea muy bajo”, dijo Halleslevens.

Según el expresidente, Nicaragua tiene el reto de aumentar el consumo  para aprovechar el mercado interno. “En la medida que tratemos que se consuma más leche, estamos incrementando un mercado interno que tenga una importancia en el pastel de la producción láctea”, agregó.

Por su parte, el presidente de Canislac planteó que en Nicaragua hay poca costumbre de consumir leche, debido a que la población no ve cuáles son los aportes de este líquido en la salud de los consumidores, es por eso que en marzo lanzarán una campaña para fomentar el uso de leche.

“También vamos a transmitir en  los niños los beneficios de la leche y poder ir creando esa cultura del consumo, es ilógico que siendo un país productor de leche no consumamos ni la mitad de los recomendado de la FAO, es una oportunidad que tiene el sector lechero nicaragüense”, señaló Fernández.