•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las, hasta la fecha, frustradas órdenes de veto del presidente Donald Trump contra refugiados y ciudadanos de países de mayoría musulmana han hecho que los turistas extranjeros perciban un EE. UU. menos receptivo y pueden asestar un golpe a un sector que da trabajo a más de 7.7 millones de personas.

La consultora Forward Keys informó este mes que, tras el primer veto migratorio, las reservas de turistas en Estados Unidos comenzaron a caer 6.5 por ciento, mientras que con el anuncio de que se elaboraría otra prohibición revisada para evitar la suspensión de la justicia, los descensos se repitieron, esta vez 4%.

Sitios web de reservas de billetes de avión, como Kayak o Hopper, han detectado también caídas en las ventas de vuelos desde la victoria de Trump en las elecciones del pasado noviembre.

Pero esas caídas han sido más acentuadas con la emisión de los dos decretos presidenciales (el 27 de enero y el 6 de marzo) para suspender temporalmente el programa de acogida de refugiados y las llegadas a EE. UU. desde seis países de mayoría musulmana.

Esos vetos migratorios han sido suspendidos temporalmente por los tribunales, lo que no ha impedido que viajeros de todo el mundo, fuera de las naciones afectadas, suspendan viajes a EE. UU. por miedo a que se les complique la entrada en los controles migratorios de aeropuertos.       

Caídas en reservas

Hostelling International USA, una organización sin ánimo lucro que gestiona hostales en todo EE. UU., ha recibido cancelaciones de reservas de grandes grupos de jóvenes a Nueva York, que llegarían de países no afectados por el veto de Trump, por miedo a que aquellos, con doble nacionalidad, sean interrogados o no puedan entrar a EE. UU.

Michael W. McCormick, director ejecutivo de la Asociación de Agencias de Viajes de Negocios (GBTA, por sus siglas en ingles), aseguró a Efe que el segundo veto "es mucho más limitado y claro", y señala que "toda restricción a los viajeros debe estar basada en la seguridad y no debe impedir los viajes de manera innecesaria".     

En la misma línea se expresa, en una entrevista con Efe, Patricia Rojas-Ungár, vicepresidenta de Relaciones Gubernamentales de la patronal US Travel Association, que celebra la redacción de la segunda orden ejecutiva revisada en marzo sobre el veto.

De interés: Trump: “La inmigración es un privilegio, no un derecho”

En su opinión, "un refuerzo de la seguridad "es necesario" y el Gobierno de Trump ha sido "más prudente" en la redacción del segundo veto revisado, pero queda por ver si los turistas, especialmente los europeos, dejan de lado sus preocupaciones.        

En el último trimestre del año 2016, la riqueza generada por el turismo cayó 3.3 %, según datos del gobierno estadounidense publicados la semana pasada, una primera cifra oficial que incluye la elección de Trump en noviembre.     

Según proyecciones de la consultora Tourism Economics, la retórica y políticas aislacionistas de Trump podrían disuadir de viajar a EE. UU. a 6.3 millones de extranjeros, lo que extrapolado al gasto medio de los visitantes equivaldría a perder 30,000 millones de dólares anuales en ingresos.

Lea además: Lo que perdería EE.UU. hasta 2035 sin los inmigrantes

Esto sería un duro golpe para una industria que genera 1.77 billones de dólares en Estados Unidos, que sigue a la cabeza del ránking de países que más viajeros y dinero atraen de esta industria, por delante de competidores como España, Francia o China.

"La percepción es tan fuerte como la realidad. La percepción de bienvenida es importante y debemos dejar claro que los turistas son bienvenidos al país, que tienen las puertas abiertas", opinó Rojas-Ungár.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus