•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Carolina Vázquez es una pequeña artesana que se dedica a la elaboración de muebles de bambú en Catarina, Masaya. Su principal mercado de exportación es Costa Rica, donde grandes resorts le compraban sus piezas para exhibirlas en exteriores con vistas al océano Pacífico.

Su mejor año en ventas fue 2014, sin embargo el año pasado experimentó una fuerte caída, por lo que prescindió de los servicios de dos personas que trabajaban en su taller. "Los encargos bajaron, no sabemos por qué, pero nos ha golpeado", lamentó.

Ante esta situación ha buscado apoyo con organismos no gubernamentales para estudiar la posibilidad de exportar a otros mercados. "Incluso hemos solicitado información a la Unión Europea para ver si podemos aplicar a sus programas", agregó Vázquez .

En la misma situación se encuentran artesanos de otros municipios del departamento de Masaya. Patricia Flores, artesano de barro, también está estudiando la posibilidad de capacitarse para exportar a Estados Unidos.

¿Qué mercados?

Los artesanos de San Juan de Oriente buscan nuevos mercados en Europa: Países Bajos, Holanda, Inglaterra, Finlandia y Bélgica. Pero han descartado el asiático, porque no es rentable, porque ellos producen un sinnúmero de productos y con su maquinaria y tecnología muy difícil pagaría, porque no tiene aprecio a la mano de obra nicaragüense.

Emmanuel Maldonado, artesano de San Juan de Oriente, expresó que exporta a Estados Unidos cerámica utilitaria, que consiste en vajillas de barro como platos, vasos, cafeteras, floreros y la decorativa, que son piezas de lujo, para adorno.

Mercado asiático no

“Ahorita solo estoy exportando a Estados Unidos, porque las ventas han bajado en un 40 por ciento en relación con los años cuando hubo auge, en 2005 y 2009 había 12 compradores, pero ahora han quedado relegado a  cuatro, de los cuales conozco a dos. De ahí solo se le vende al turista que visita San Juan de Oriente”, dijo Maldonado.

El empresario comentó que a través de exposiciones en países asiáticos han detectado que no es un buen mercado; en cambio Holanda e Inglaterra sí, por lo que considera que es allí donde apuntarán para abrir ese mercado.

De acuerdo con el Centro de Trámite de las Exportaciones (Cetrex), el país exportó en artesanías US$541,148.90 el año pasado, una caída de 23.6 por ciento si se compara con 2015, cuando se vendió US$708,274.61.

La artesana Carolina Vázquez, de Catarina, comenta que están logrando sostenerse con pedidos que hacen directamente comerciantes de Nicaragua y que logran venderlas en puntos claves turísticos de Costa Rica y Panamá.

"Aquí viene el turista, compra alguna cosas, pero no es suficiente para hacer rentable a una empresa", aseguró Vázquez.