•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El comercio global destruye empleo en algunos sectores y países, pero esto se puede paliar con inversión en educación, flexibilidad en el mercado laboral y políticas sociales, argumentaron hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Esta es la tesis que vertebra un informe de estas tres instituciones a favor de la globalización económica y que presentaron hoy en Berlín la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; el presidente del BM, Jim Yong Kim, y el director general de la OMC, Roberto Azevêdo.

“No todo el mundo se ha beneficiado del comercio”, reconoció Lagarde, tras defender los beneficios a nivel agregado del intercambio transfronterizo de bienes y servicios. Kim, por su parte, indicó que “el dolor es real” y defendió que, “con las políticas correctas”, el comercio “puede ayudar a la gente que ha quedado atrás”.

El documento, de 64 páginas, habla de momento “critico” del comercio internacional por el “impacto negativo” que ha tenido en términos de empleo en determinados grupos y comunidades, como refleja el auge de las políticas proteccionistas y el creciente recelo a los acuerdos de libre comercio a nivel global.

“El comercio está dejando atrás a demasiados individuos y comunidades, especialmente en las economías avanzadas”, asegura el texto, titulado “Hacer del comercio un motor de crecimiento para todos: En defensa del comercio y de las políticas para facilitar la adaptación”.

El informe apunta a “recientes evidencias sobre los efectos de la competencia vía importaciones en los empleos manufactureros de ciertas áreas de Europa y Estados Unidos”, lo que “demuestra la dureza que pueden tener esas consecuencias” si no se articulan de forma simultánea políticas paliativas.

“En el futuro, mitigar los costes de reajuste del comercio debe ser un elemento central más de las reformas comerciales, para evitar el coste social y económico y para asegurar un amplio apoyo por el comercio” internacional, propone el documento.

El FMI, el BM y la OMC plantean una batería de medidas para paliar estos efectos negativos, pero recuerdan que cada país y sector debe aplicar su propia combinación individual de estas propuestas, dependiendo de sus características y necesidades.

“¿Solución mágica? No la hay”, afirmó Lagarde.

En materia laboral, las tres instituciones abogan por facilitar la movilidad tanto entre sectores productivos como entre regiones, así como por aumentar las políticas activas de empleo (asistencia a la búsqueda de trabajo, programas de entrenamiento) y consolidar las prestaciones públicas por desempleo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus