•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Nicaragua, aproximadamente 30,000 hectáreas cultivadas con palma, producen cerca de 60,000 toneladas de aceite crudo, el cual es destinado tanto para la exportación como para el consumo local, señalan representantes gremiales. 

Sin embargo, la aspiración de los productores y empresas involucradas en el cultivo,  es continuar creciendo en la extensión del área de siembra y también llegar a ser autosuficientes en la producción de aceite.

Jorge Salazar, presidente de la Cámara de Productores y Procesadores de Palma Aceitera (Capropalma), organización que surgió hace dos años y que integra a las seis principales empresas procesadoras, sostiene que existen extensiones de terreno propicias para continuar incrementando las áreas sembradas en el país especialmente en la región del Caribe.

“Tierra apta para  palma hay de sobra, creo que hay en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) alrededor de 470,000 hectáreas que se podrían sembrar para palma. La idea también es ser autosuficiente en (la producción) de aceite, no tener que importar desde otros países, si lo podemos hacer pues bienvenido”, expresó Salazar.Jorge Salazar, presidente de Capropalma.

En este sentido, hasta octubre del año pasado según cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua, el país invirtió US$30 millones en la importación de aceite crudo de palma y aceite crudo de soya.

Te interesa: Exportaciones de aceite de palma crecen 12.6%

De acuerdo con el directivo gremial, también la producción de aceite en el país tiene calidad exportable tal como lo demuestra el hecho que de las 60,000 toneladas que se producen, la mitad se vende al extranjero principalmente al mercado mexicano y el restante se consume a nivel local.

“Tenés las dos caras de la moneda, un producto que se destina al consumo local, pero que también se exporta”, explicó Salazar.

De interés: Productores llaman a la unidad

Según el directivo, esta materia prima se emplea no solo para la elaboración de aceite para cocinar, sino también para la fabricación de jabones y mantecas por mencionar algunos. 

En 2016, las ventas al extranjero de este producto generaron aproximadamente US$33 millones para Nicaragua según datos preparados por la firma consultora Arana Consulting Services, con base en estadísticas de la Dirección General de Aduaneros (DGA).

Involucrar a los pequeños

Precisamente las oportunidades de crecimiento para el cultivo fue una de las conferencias desarrolladas en el IV Congreso Nacional Agropecuario, que finalizó el viernes pasado en Managua. Ahí una empresa involucrada en el cultivo,  San José S.A. presentó las ventajas  competitivas del producto y del país.

Lea más: Productores usan más sistemas de riego, según Healy

Carlos De Franco, gerente administrativo de la compañía destacó que a nivel nacional existen elementos tales como la seguridad fiscal y legal y el costo accesible de la tierra que pueden potenciar aún más el cultivo.

“Adicionalmente hay otros elementos importantes tales como el costo de la mano de obra y el hecho que se trate del aceite más barato y de mayor consumo a nivel mundial permitiría más crecimiento”, dijo De Franco durante su ponencia.

La empresa a la que representa el ejecutivo opera desde el año 2011 en la zona de El Rama, y actualmente tiene cultivadas 4,300 hectáreas, (aproximadamente 6,149 manzanas) y pretende desarrollar un programa con el que buscan involucrar a pequeños productores de la zona en el cultivo del producto.

“Para el proyecto tenemos seleccionados por ahora 20 productores que no hemos firmado, pero pensamos que para el año próximo ya estarían produciendo”, señaló De Franco.

De acuerdo con la explicación del ejecutivo, con dicho proyecto el productor aportará la tierra, la empresa brindaría la asistencia técnica y la compra de la cosecha. Según De Franco, han iniciado a establecer conversaciones con instancias financieras que estén dispuestas a brindar financiamiento a largo plazo.

“La inversión es de  US$9,000 por hectárea y eso se puede dividir entre el aporte del banco, el aporte del productor y el apoyo que le pueda dar la empresa”, dijo De Franco.

En este sentido, el empresario comentó que por ahora la empresa está apoyando a los productores con parte del financiamiento para producir palma, pero esperan a futuro involucrar al sector financiero en el proyecto, ya que una planta de palma demora tres años en iniciar a producir y alcanza plena madurez productiva a los siete años de sembrada.

Salazar, el presidente de Capropalma, explicó que existen aproximadamente unas 3,000 hectáreas del cultivo en manos de un poco más de cien productores, especialmente en la zona del Caribe Norte y Sur y en el departamento de Río  San Juan por ser estas las áreas del país que prestan las mejores condiciones para el cultivo.

Impacto ambiental

Respecto al daño ambiental que puede generar este cultivo, tanto Salazar como De Franco coincidieron en señalar que para la siembra no se destruyen bosques primarios, sino que se han empleado áreas que en el pasado eran destinadas para la ganadería extensiva.

De igual manera Salazar agregó que en el país existe una normativa técnica vigente, la cual brinda los lineamientos para el cultivo sostenible de la palma aceitera. 

“Esa normativa nos quedó bastante acorde con los reglamentos internacionales para comenzar los temas de certificación que es un proceso que a través de la Cámara estamos gestionando como una de las primeras metas a lograr, certificar el país, eso es homologar las leyes internacionales, que para diciembre podríamos estar en esa posición como país y luego vamos a comenzar todo ese proceso de diagnóstico para certificar cada una de las plantaciones cada cual a su ritmo”, planteó Salazar.

La normativa a la que hace mención Salazar es la Norma Técnica Obligatoria Nicaragüense para la Producción Sostenible de Palma de Aceite (NTON 11 043-13), la cual entró en vigencia en 2015 y establece responsabilidades para las empresas productoras de aceite de palma crudo a diseñar, presentar e implementar planes de manejo agrícola, así como planes de gestión ambiental, los cuales deben ser actualizados cada año.

Adicionalmente, si una plantación decide establecerse en la Costa Caribe esta debe contar con el visto bueno de los gobiernos regionales.

Perspectiva 2017

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio, para el ciclo agrícola 2017, se proyectan 45.7 miles de manzanas establecidas, 32 mil de manzanas en producción (4.2% de crecimiento), para obtener 67.6 miles toneladas de aceite crudo, 33.9% superior a lo registrado en 2016. 

Se espera además un precio promedio de exportación de US$660 por tonelada métrica, para un ingreso de US$39 millones de dólares (71.1% de crecimiento) con respecto al año previo, señala el documento.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus