•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para lograr un cacao de buena calidad, la genética solo representa entre un 30 y un 40%. El otro porcentaje depende del manejo poscosecha que hace el productor en su finca, aseguró el pasado viernes Lars Saquero Møller, gerente general de la empresa de origen danés Ingemann, en una charla que brindó durante el IV Congreso Nacional Agropecuario, de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Para Saquero Møller, la producción de cacao es una inversión a largo plazo. En ese congreso participaron unos 1,400 productores de todo el país.

Multiplican producción de cacao en Río San Juan

“La genética no es suficiente. Esa es una de las discusiones que tenemos con los técnicos, pero en nuestra opinión, la genética apenas representa entre el 30 y 40% de la calidad final”, afirmó.

Proceso

Saquero Møller explicó que lo mejor es introducir los granos cuidadosamente en cajas de madera, colocadas en cascadas.

Señaló que se debe monitorear el pH (unidad de medida de alcalinidad o acidez) y la temperatura durante todo el proceso para asegurar la fermentación correcta y desarrollar los mejores sabores.

Occidente ya cuenta con primeras plantaciones de cacao

Al alcanzar ciertos valores, se pasan a las plataformas bajo el sol hasta que alcanzan el 7% de humedad. END

Luego pasan por un proceso de clasificación para descartar los granos dobles, pequeños y planos. Posteriormente se almacenan en sacos de yute, a la espera de su exportación.

“Hacerlo no es complicado, lo complicado es entender los procesos. Nosotros hemos invertido sumas importantes en desarrollar esa capacidad. Trajimos una experta griega para estar con nosotros por dos años y medio, la cual tiene una especialidad en fermentación de cacao. Nuestro enfoque es bastante científico. Trabajamos con la Universidad de Copenhague para ciertos estudios biológicos que no podemos hacer nosotros”, sostuvo Saquero Møller.

De acuerdo con el gerente general de Ingemann, hay algunas cooperativas nicaragüenses en diferentes partes del país que han incursionado exitosamente en la producción de cacao de calidad, haciendo bien sus procesos.

Potencial

El experto instó a los agricultores presentes en el Congreso Agropecuario a aprovechar el “enorme potencial” del cacao nicaragüense, el cual es reconocido por su calidad en el mundo. 

Anotó que ante las dificultades que atraviesan otros cultivos importantes para Nicaragua, como el café, ya sea por la caída de precios o por el efecto del cambio climático, los agricultores deberían apostar por la diversificación.

Metas

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio Ciclo 2017-2018, presentado recientemente por el Sistema de Producción, Consumo y Comercio, el área sembrada con cacao ascenderá a 18,500 manzanas.

En este ciclo habrá un área de 13,500 manzanas en producción, lo cual representará 1.5% de crecimiento, con respecto al ciclo 2016-2017. 

El rendimiento promedio del cacao ascenderá a nueve quintales por manzana, de acuerdo con ese plan, para obtener una producción de 121,500 quintales (6.3% superior a la del ciclo 2016-2017). Además, según las proyecciones del plan, en el 2017 se exportarán 90,800 quintales de cacao (29.7% más que en 2016) y se obtendrán ingresos por el orden de los US$6.8 millones (17.2% de crecimiento).

El cacao es uno de los cultivos que se puede sembrar, mientras los cultivos actuales siguen dando sus frutos, señaló Møller. “Tenemos que ser proactivos, tenemos que actuar ahora, hacer algo”, insistió.

Las hijas del cacao de Río San Juan

Material genético

Considerando los efectos del cambio climático, el especialista explicó que con diez años de experiencia, Ingemann ha desarrollado un programa con tecnología comprobada. “Tenemos un sistema de material genético bastante elaborado, tenemos un banco de materiales de alta calidad, tenemos capacidad de producción de árboles injertados y contamos con un protocolo establecido de qué hacer y qué no hacer para alcanzar los resultados deseados”, explicó Saquero Møller.

Proyecto

El representante de Ingemann informó que esa empresa, en coordinación con las organizaciones Christian AID y el Centro Humboldt, están realizando un proyecto que busca aumentar la resiliencia ante los efectos adversos del clima, el cual se ejecutará durante cuatro años para beneficiar a unos 1,000 productores de miel y cacao. 

Ofrece dos modalidades diferentes: un contrato comercial y la venta libre de árboles.

Firman convenio para beneficiar a productores de cacao y hortalizas

Los productores que elijan un contrato comercial (por un período de 10 a 20 años) recibirán árboles injertados, asesoría técnica, capacitación por la Academia de Cacao, capacitación y supervisión de los procesos de poscosecha en la finca y un mercado asegurado, conforme el precio de la Bolsa de Nueva York. Actualmente, el precio por tonelada de cacao ronda los US$2,000.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus